El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado que definitivamente cancela los actos de la convención republicana que se habían organizado en Jakcsonville (Florida), aunque, a su vez, en su discurso aceptó la nominación que debía celebrarse el 27 de agosto. Horas antes EEUU rebasaba los cuatro millones de casos de coronavirus y, con más de 1.000 muertos por tercer día consecutivo, superaba ya los 144.000 fallecidos. Florida es ahora uno de los grandes focos de la pandemia en el país. "El momento no es adecuado para tener una gran convención", dijo Trump al anunciar la decisión. Lo hizo en una rueda de prensa sobre el coronavirus, la tercera que da en tres días en lo que ha sido un giro radical para empezar a aceptar la gravedad de la pandemia y, también, en un evidente esfuerzo por tratar de enderezar una respuesta a la crisis que hasta ahora ha sido ampliamente criticada y le ha hundido en las encuestas.