04 de agosto de 2020
04.08.2020
La Opinión de A Coruña

Microsoft sale al rescate de TikTok para desactivar las amenazas de Trump

El gigante de EEUU negocia comprar las empresas que prestan servicios de la firma china en Norteamérica y Oceanía - La operación puede cerrarse antes del 15 de septiembre

04.08.2020 | 01:24
El presidente norteamericano, Donald Trump, ayer, en la Casa Blanca.

Microsoft ha anunciado oficialmente que está en conversaciones con la matriz de TikTok para adquirir los servicios de la compañía china en Norteamérica y Oceanía, una operación que permitiría a la red social de vídeos cortos circunvalar las amenazas de veto expresadas por la Administración de Donald Trump.

El consejero delegado de la compañía fundada por Bill Gates, Satya Nadella, habló el domingo con Trump para comunicarle sus intenciones y garantizarle que la adquisición pondría a buen recaudo la privacidad de los más de 100 millones de usuarios estadounidenses de TikTok, días después de que la Casa Blanca amenazara con prohibir sus servicios en Estados Unidos por temor a que el Gobierno chino tenga acceso a los datos de sus usuarios. Microsoft confía en que la operación pueda cerrarse antes del próximo 15 de septiembre.

TikTok es la última víctima de la disputa geopolítica que mantienen las dos principales economías del mundo, un pulso con múltiples derivadas en el ámbito comercial y tecnológico. Como pasó antes con Huawei o ZTE, la Casa Blanca esgrime que la aplicación de vídeos representa una amenaza para su seguridad nacional.

Esta vez los recelos no se derivan de los posibles vínculos de la compañía con el régimen comunista, sino de las propias leyes chinas, que obligan a las empresas que operan en su territorio a proveer al Gobierno los datos de sus usuarios en caso de que sean solicitados. ByteDance, la matriz de TikTok, sostiene que sus centros de datos están alojados fuera de China y ha llegado a proponer un acuerdo para que un grupo de inversores estadounidenses se hagan con la mayoría accionarial de la compañía.

También ha puesto al frente de TikTok a un antiguo ejecutivo de Disney, Kevin Mayer, pero ninguno de los gestos ha servido para aplacar las sospechas de Trump, que ha apostado por redoblar la pugna con China para utilizarla como una de sus bazas para la reelección en noviembre, una estrategia que ya le dio buenos resultados en noviembre.

Las agresivas políticas del presidente estadounidense están perturbando la libre competencia en el mercado global de las tecnologías, al obligar a terceros países a posicionarse en esta guerra no declarada. No obstante son muchos los estadounidenses que respaldan tácitamente las políticas de Trump frente a Pekín, después de que China se las ingeniara durante mucho tiempo para forzar las transferencias de tecnología de las empresas estadounidenses que están operando en el interior de su territorio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook