05 de agosto de 2020
05.08.2020
La Opinión de A Coruña

Decenas de muertos y 2.750 heridos por una fuerte explosión en el puerto de Beirut

Israel desmiente toda relación con la deflagración de Líbano, ocurrida en vísperas de la sentencia a miembros de Hezbolá por el asesinato de Hariri

05.08.2020 | 00:25
Un helicóptero arroja agua sobre el incendio causado por la explosión.

Más de 50 personas murieron y al menos 2.750 resultaron heridas tras una explosión de grandes proporciones que se produjo ayer en el puerto de Beirut por causas aún bajo investigación, según informó una fuente del Ministerio de Salud. Las autoridades no descartan ninguna hipótesis respecto a los autores de la explosión en un país que se ha convertido en un auténtico polvorín político en los últimos meses.

El Gobierno libanés declaró un día de luto nacional hoy, miércoles, por las víctimas de la explosión y anunció una investigación para que los responsables respondan por lo ocurrido. El primer ministro, Hasan Diab, prometió que los autores van a "pagar su precio".

En un breve discurso televisado, Diab afirmó que "esta catástrofe no pasará sin responsabilidades" y que hacer justicia es la labor del Gobierno. "Esta es una promesa a los mártires y a los heridos", remarcó el jefe del Ejecutivo, quien dijo que se harán públicos "los hechos respecto al peligroso almacén que existía desde 2014", sin ofrecer más detalles.

La explosión tuvo lugar en un almacén del puerto de Beirut, donde había "material altamente explosivo confiscado desde hacía años", según el director de la Seguridad General libanesa, Ibrahim Abbas. La deflagración se sintió en toda la capital, sobre la que se elevó una nube en forma de hongo, un estallido y posteriormente columnas de humo de color blanco y rojizo.

El primer ministro solicitó la ayuda de los países "amigos y hermanos" del Líbano, que atraviesa la peor crisis económica desde el final de la guerra civil (1975-1990).

Testigos presenciales indicaron a Efe que hubo rotura de vidrios en viviendas a más de cinco kilómetros de la explosión y que los edificios sufrieron daños de diversa consideración en un radio de más de dos kilómetros. Imágenes difundidas en las redes sociales mostraron el momento en que se produjo la detonación.

Las autoridades han dado orden de movilizar al Ejército, habilitar las instalaciones hospitalarias para la atención de los heridos y la provisión de refugio a todos aquellos que se han visto desplazados por la deflagración.

La explosión se produjo a tres días de que un tribunal respaldado por la ONU emita el veredicto contra cuatro militantes de la milicia chií Hezbolá acusados de participar en el atentado que acabó con la vida en el 2005 del entonces primer ministro libanés, Rafik al-Hariri y otras 21 personas.

EEUU anunció ayer que sigue de cerca los hechos de la capital libanesa, a través del portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, aunque no ofreció detalles sobre sus causas.

El Gobierno de Israel, por su lado, que ha librado varias guerras en el Líbano y que estos días ha afirmado haber tenido incidentes armados con fuerzas de Hezbolá en la frontera, aseguró que no tiene nada que ver con la explosión e insistió en que la causa radica en un incendio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook