20 de agosto de 2020
20.08.2020
La Opinión de A Coruña

Biden, arropado por Carter y Clinton, ya es el candidato demócrata a la Casa Blanca

La segunda jornada de la convención virtual exhibe más el pasado que el futuro del partido

20.08.2020 | 00:48
Biden señala a su esposa, Jill, como responsable de su éxito.

El exvicepresidente de EE UU Joe Biden, de 77 años, fue formalmente nominado ayer de madrugada (hora local) como candidato demócrata a la Casa Blanca, en un acto celebrado en el colegio de Delaware donde su mujer fue profesora. "Esto significa un mundo para mí y para mi familia", dijo emocionado Biden, católico y de origen irlandés como Kennedy.

Su coronación fue el momento cumbre de la segunda jornada de la convención virtual demócrata. Una jornada donde se exhibió más el pasado del partido que su futuro. Por la pantalla desfilaron expresidentes como Jimmy Carter (95 años) y Bill Clinton (74), el exsecretario de Estado John Kerry (76) o el actual jefe del partido en el Senado, Chuck Schumer (69).

Una suerte de consejo de sabios que ha perdido relevancia en una formación que pide paso a una nueva generación de líderes, más diversa y asomada al futuro, como se vio en las pasadas primarias. Su protagonismo acabó relegando las voces de la jovencísima Alexandria Ocasio-Cortez (30), una de las heroínas de la izquierda, a la que solo se concedieron 60 segundos.

No hubo tampoco el habitual discurso reservado a la estrella ascendente del partido, el escaparate que lanzó la carrera de Obama en el 2004 o puso en órbita al latino Julián Castro en el 2012. El partido demócrata optó por juntar en un mismo discurso a 17 de sus promesas, una cacofonía de voces a pantalla troceada que hizo que se perdiera el mensaje y el atractivo de los ponentes.

"Joe tiene la experiencia, el carácter y la decencia para unirnos y devolver la grandeza a EE UU", dijo Carter. Clinton prefirió contrastar su perfil con el de Trump, al que presentó como un incompetente que se pasa el día viendo la televisión e insultando a la gente en Twitter, un " bully" que nunca acepta su responsabilidad. "Nuestro partido ofrece una alternativa muy diferente: un presidente dedicado al trabajo, con los pies en la tierra y resolutivo. Un hombre con una misión: asumir las responsabilidades, en lugar de desviar las culpas", dijo Clinton.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook