28 de agosto de 2020
28.08.2020
La Opinión de A Coruña
Japón

Los problemas de salud que, por segunda vez, obligan a Shinzo Abe a renunicar

El mandatario sufre una colitis ulcerosa crónica que le provoca un grave dolor abdominal y diarrea

28.08.2020 | 10:19
Shinzo Abe

Las complicaciones de salud que, por segunda vez, han forzado a Shinzo Abe a renunciar como primer ministro las viene arrastrando desde adolescente a causa de una colitis ulcerosa crónica.

Ya en 2007, algo más de un año después de que asumiera por primera vez la jefatura de Gobierno, anunció el 12 de septiembre que renunciaba al puesto a causa de ese mal, y fue reemplazado el 26 de septiembre por Yasuo Fukuda.

Aunque entonces dijo que se había curado gracias a un nuevo fármaco, el asunto comenzó a resurgir en las últimas semanas con una primera visita al Hospital Universitario de Keio, el 17 de agosto, para lo que oficialmente se calificó como una "inspección médica regular".

Sin embargo, una semana después, Abe regresó al mismo hospital para exámenes adicionales y conocer los resultados de los análisis anteriores, según dijeron sus portavoces.

Sin embargo, fuentes próximas a Abe dijeron a medios locales que ya en junio pasado tuvo que ser sometido a un chequeo previo, y la visita al hospital del 17 de agosto sólo sirvió para confirmar que la enfermedad había empeorado.

Esas visitas se produjeron en medio de versiones de un semanario, no confirmadas, que hablaban de que en julio había vomitado sangre, aunque sus más estrechos colaboradores decían que no tenía problemas de salud.

Los síntomas del mal que padece Abe, que arrastra desde que era adolescente, conllevan un grave dolor abdominal y diarrea por los trastornos del intestino.

Estas complicaciones de salud se produjeron en medio de una etapa difícil para la gestión política de Abe principalmente por las medidas para contrarrestar la pandemia de coronavirus, que ha matado en Japón a 1.226 personas y ha infectado a más de 64.000.

Hasta hace varios meses Abe dio frecuentes ruedas de prensa para explicar las medidas contra la pandemia, la última en la residencia del primer ministro (Kantei) fue el 18 de julio pasado, aunque tuvo breves comparecencias con los periodistas el 6 y el 9 de agosto en Hiroshima y Nagasaki al conmemorarse el 75 aniversario de las bombas atómicas arrojadas contra esas ciudades.

Algunos medios atribuyeron esa ausencia ante los periodistas acreditados en Kantei a los problemas de salud mencionados, a pesar de que, persistentemente, sus portavoces rechazaban esas complicaciones e insistían en que su salud era buena.

Fuentes próximas a la agencia local Jiji Press dijeron que la decisión de Abe de renunciar se debe al riesgo de que la enfermedad que sufre empeore, y al adoptar este paso hoy evita una renuncia repentina por razones de salud.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook