29 de agosto de 2020
29.08.2020
La Opinión de A Coruña

Abe dimite en plena crisis económica por el Covid-19

El líder japonés abandona el cargo por el agravamiento de su enfermedad crónica

29.08.2020 | 02:50
Shinzo Abe.

Un problema de salud ha empujado a Shinzo Abe a renunciar como primer ministro japonés. Su colitis ulcerosa crónica ya le obligó a finiquitar su primer mandato en el lejano 2007 tras solo un año en el cargo. En el segundo se ha mantenido casi durante ocho, un récord de longevidad en un país que cambiaba de primer ministro como de cepillo de dientes. Hace apenas cuatro días superó la marca en el poder que había dejado su tío abuelo, Eisako Sato, más de medio siglo atrás.

Abe aclaró ayer que un chequeo reciente reveló el agravamiento de la enfermedad. Los rumores se habían multiplicado desde que permaneció ocho horas en un hospital y en cada aparición pública se escrutaba su aspecto para medir su deterioro. Empezará con un nuevo tratamiento y, para evitar una vacante al frente del país en medio de una pandemia, deja los bártulos.

Sostuvo Abe que su salud no le permite rendir con la eficacia exigida. Es el argumento que ya esgrimiera el emperador Akihito para abdicar dos años atrás y que le valió críticas desde la derecha más recalcitrante, muchas desde el partido de Abe. "En la política, lo más importante es conseguir resultados. Durante siete años y ocho meses, lo he hecho lo mejor que he podido pero ahora estoy en problemas por mi enfermedad (?) He perdido mucha fuerza y energía", añadióe.

Abe deja un legado irregular que exige de una perspectiva histórica para juzgarlo. Es indudable que dotó de solidez a un cargo tras media docena de efímeros y pusilánimes primeros ministros que no atacaron los problemas enquistados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook