04 de octubre de 2020
04.10.2020
La Opinión de A Coruña
'Metoo'

Más de 300 mujeres denuncian abusos sexuales y misoginia en el Parlamento de Dinamarca

La primera ministra, Mette Frederiksen, reconoce que es "imposible refutar" que hay un problema

04.10.2020 | 09:26
La primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen.

Más de 300 políticas y empleadas del Parlamento de Dinamarca han denunciado esta semana que la institución ha servido durante años de telón de fondo de conductas misóginas que incluyen desde la violación hasta la intimidación sexual de pasantes por parte de los diputados, un escándalo que ha llevado a actuar a la primera ministra del país, Mette Frederiksen.

La mandataria ha reconocido que es "imposible refutar" que hay un problema y ha contratado abogados externos para investigar las acusaciones, después de que ella misma designara a un ministro de Exteriores que admitió haber tenido relaciones sexuales con un joven de 15 años cuando él tenía 34.

Una de las cuatro mujeres que inició la carta publicada en 'Politiken', Camilla Soee, declaró a la BBC que la intención de las firmantes era, "de una vez por todas, demostrar que el sexismo y el acoso sexual son parte del entorno político".

La discusión ha forzado un debate nacional sobre el abuso en un país que se ve a sí mismo como un bastión de igualdad y apertura. Parte del problema es la complacencia, según Helle Thorning-Schmidt, ex primera ministra y la primera mujer en dirigir el Gobierno de Dinamarca.

"Durante mucho tiempo asumimos que habíamos logrado la igualdad de género", ha declarado Thorning-Schmidt en una entrevista telefónica con Bloomberg. "Y debido a eso, asumimos que probablemente no había acoso sexual. Pero las revelaciones de las últimas semanas son una "llamada de atención", ha señalado.

Tres años después

El momento 'MeToo' de Dinamarca comenzó en agosto, aproximadamente tres años después de que el movimiento se apoderara de la mayor parte del resto del mundo, y llegó a través de la popular presentadora de televisión Sofia Linde.

Linde sorprendió a su audiencia durante una entrega de premios en la que habló inesperadamente de un encuentro que tuvo lugar cuando tenía 18 años. Dijo que un miembro de alto nivel del personal le ordenó que le practicara sexo oral o perdería de lo contrario su carrera.

"Podemos fingir que no hay diferencia entre hombres y mujeres en Dinamarca", dijo Linde, quien también trabaja en el programa de talentos Factor de Dinamarca X. "Simplemente no es cierto".

El testimonio de Linde, que se negó a realizar este acto, provocó una avalancha de reacciones. En las semanas siguientes, se publicaron cientos de testimonios en periódicos y redes sociales, que revelaron experiencias similares en las que mujeres jóvenes de muchas profesiones hablaron de ser víctimas de acoso sexual.

Thorning-Schmidt se convirtió en primera ministra en 2011, 96 años después de que las mujeres danesas obtuvieran el derecho a voto. La exmandataria considera que la autopercepción danesa ha dificultado que la nación se vea como propensa a las mismas formas de abuso sexual que otros países como Estados Unidos, y apunta a una sospecha generalizada de corrección política en Dinamarca.

En ese contexto, el Parlamento de Dinamarca se convirtió en un entorno en el que los que estaban en el poder a menudo eran sordos a las quejas de las mujeres, según las denuncias de su personal femenino.

Kira Marie Peter-Hansen, una integrante del parlamento europeo de 22 años y una de las 322 signatarias de la carta, asegura que ha habido una tendencia a aceptar el acoso sexual en Dinamarca. "Pero mi generación tiene una idea más clara de dónde deben estar los límites", ha declarado por teléfono.

El ministro

Frederiksen, quien lidera el mismo partido socialdemócrata que una vez dirigió Thorning-Schmidt, ahora necesita responder a las acusaciones de que intentó controlar el escándalo que rodeó a su ministro de Exteriores, Jeppe Kofod.

En 2008, Kofod era un socialdemócrata que representaba al partido en varios comités parlamentarios. La joven de 15 años con el que se acostó era miembro del ala juvenil de los socialdemócratas y estaba dentro de la edad legal de consentimiento que impedía que el acto fuera un delito.

Sin embargo, Kofod se disculpó públicamente en ese momento y Thorning-Schmidt, presidenta del partido en 2008, le despojó de sus deberes. En ese entonces, Frederiksen la criticó por ser demasiado dura.

Frederiksen defiende su decisión de apoyar a Kofod refiriéndose a su disculpa pública. "Creo que es importante que si uno comete un error grave, que es lo que es, se disculpe y se aleje de él. Y no hay nada más que decir ", ha declarado a la emisora TV2.

Pero la nueva conciencia de Dinamarca sobre el tema de la victimización sexual ha arrojado el incidente bajo una nueva luz. "Aquellos en roles de liderazgo que ayudaron a encubrir tales casos deben preguntarse si son parte de la solución o parte del problema", ha indicado Thorning-Schmidt.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook