Tras el asesinato de Samuel Paty, profesor de Historia y Geografía decapitado por mostrar a sus alumnos las caricaturas de Mahoma publicadas por Charlie Hebdo durante una clase sobre la libertad de expresión, el presidente, Emmanuel Macron, prometió "acciones concretas" para combatir el islamismo radical en Francia. Una ofensiva que se traduce en el cierre inminente de la Gran Mezquita de Pantin, en el departamento de Seine-Saint-Denis, al noreste de París, por haber participado en la difusión del vídeo contra el maestro, en el origen de una campaña de acoso y derribo que se saldó con su vida.

"Su líder difundió el mensaje diciendo que el profesor debía ser intimidado, dando incluso la dirección del colegio. El prefecto firmará la interdicción esta noche. Si la justicia nos da la razón, la interdicción durará seis meses", anunció el ministro del Interior, Gérard Darmanin.