El presidente de EEUU, Donald Trump, declaró este miércoles que ha ganado las elecciones a pesar de que continúa el recuento en varios estados clave, y aseguró que recurrirá al Tribunal Supremo para denunciar un presunto "fraude" en su contra.

"Este es un fraude al pueblo estadounidense. Nos estábamos preparando para ganar estas elecciones. Francamente, hemos ganado estas elecciones", afirmó Trump desde la Casa Blanca.

"Iremos al Tribunal Supremo. Queremos que pare todo el proceso de votación. No queremos que encuentren papeletas a las cuatro de la mañana y las añadan al desastre", subrayó el presidente hacia las 2:30 de la madrugada del miércoles (6:30 GMT).

Cuando Trump habló, tenía garantizados solo 213 delegados de los 270 que necesita en el Colegio Electoral para lograr un segundo mandato, frente a los 224 que acumulaba Biden. Los estados clave de Pensilvania, Michigan y Wisconsin avisaron de que necesitarían más horas e incluso días para contar todos los votos, debido en parte al aumento del volumen de voto por correo a raíz de la pandemia.

El mandatario y su campaña han allanado el terreno para posibles juicios desde hace meses, al sembrar desconfianza en el voto por correo -a pesar de que no hay pruebas de que pueda llevar a un fraude generalizado- e insistir en que el resultado que debería contar es el de la noche electoral.

Más recientemente, Trump ha cuestionado los procedimientos establecidos en Pensilvania, donde serán válidos los votos por correo que se reciban en los tres días posteriores a este martes si el matasellos confirma que fueron enviados dentro del plazo legal.

"Millones y millones de personas votaron esta noche por nosotros y un grupo muy triste de gente está tratando de quitar el derecho al voto a ese grupo de gente, y no lo toleraremos", insistió Trump ante los al menos 200 invitados de su campaña que participaron en su fiesta de la noche electoral.

Se espera que el resultado de las elecciones sea ajustado y pase por los mismos tres estados que dieron la Casa Blanca a Trump por un margen muy estrecho en 2016: Pensilvania, Michigan y Wisconsin, donde el recuento podría tardar aún días.

"Están intentando robar las elecciones"

Antes de esta comparecencia, Trump acusó a la oposición demócrata de "intentar robar" las elecciones, y describió los resultados provisionales como una "gran victoria" que podría llevar a su reelección.

"Tenemos una GRAN ventaja, pero ellos están intentando ROBAR las elecciones. Nunca les dejaremos hacerlo. ¡Los votos no pueden emitirse una vez cierran las urnas!", escribió Trump en su cuenta de Twitter, sin aportar pruebas de su acusación.

El presidente emitió su tuit justo después de que su rival demócrata, Joe Biden, diera un breve discurso desde Wilmington (Delaware) y declarara que la contienda no habrá acabado "hasta que cada voto esté contado".

Twitter etiquetó de inmediato el tuit de Trump con un comentario que indica que "parte o todo el contenido" del mensaje "está disputado y podría dar lugar a malentendidos sobre unas elecciones u otro proceso cívico".