La Cámara de los Lores debatió ayer la polémica legislación con la que Boris Johnson pretende incumplir el Tratado de Salida de la Unión Europea. Al cierre de esta edición, los miembros de la Cámara alta aún no se habían pronunciado sobre las cláusulas de la nueva ley de mercado interno, que revocan unilateralmente algunos de los compromisos firmados por el Reino Unido. No obstante, todo indicaba a que la Cámara las iba a rechazar.

Entre los que se mostraban en contra se halla el exlíder del Partido Conservador Michael Howard, un euroescéptico convencido que impulsó la salida de la UE pero desaprueba la ilegalidad del paso dado por Johnson. "Quiero que el estado de soberanía independiente por el que voté sea el de un país que respeta la ley. Me preocupa que el Gobierno que he apoyado durante tanto tiempo haya decidido romper su palabra y renegar del tratado que firmó hace apenas un año", dijo.

La ley retornará en diciembre a la Cámara de los Comunes y Johnson debe decidir si cede o reintroduce las polémicas cláusulas y fuerza su aprobación.