No hay tregua en el drama que se vive diariamente en el Mediterráneo. A veces, las menos, podemos ponerle cara gracias a que oenegés como Open Arms -especializada en el rescate de inmigrantes en el mar- nos lo acerca en fotografías y vídeos que noquean. Ha vuelto a ocurrir, como lleva años haciéndolo, esta semana. Si el jueves la opinión pública podía ver a una mujer desesperada que acababa de perder a su bebé de seis meses en el naufragio, ayer le esperaba otro capítulo no menos espeluznante. Un niño de seis años restado por Open Arms se dirigía a puerto con el cadáver de su madre, fallecido en el naufragio, a bordo.

El barco de Open Arms, el único barco humanitario que en estos momentos se encuentra en la zona entre Libia e Italia, ha sido autorizado por las autoridades italianas para dirigirse a Trapani, en Sicilia, con 259 personas a bordo -12 mujeres, 247 hombres y 80 menores, 76 de los cuales no están acompañados. Entre ellas se encuentra el centenar salvadas en un naufragio en el que perdieron la vida seis personas, una de ellas el bebé de seis meses. El suelo de la barca en la que eran arrastrados al barco cedió, convirtiendo la misión en una de las más duras para la experimentada oenegé.

Recuperaron cinco cadáveres y, a pesar de que en un primer momento consiguieron sacar del mar y reanimar a un bebe de seis meses, poco después, mientras esperaban la evacuación, falleció por una parada cardiaca. Open Arms difundió el desgarrador vídeo de la madre, procedente de Guinea Conakri, que dice desesperada que ha perdido a su hijo bajo las aguas.

Sobrecogedoras imágenes del rescate de 100 migrantes en el mar Mediterráneo

El cuerpo del niño, y su madre fueron junto a otras cinco personas evacuadas de urgencia a la isla de Lampedusa, donde será enterrado el bebe, como explicó el alcalde de la pequeña localidad, Totó Martello.

"Insostenible"

Tras estos rescates, el último con cerca 70 fallecidos frente a Libia, Open Arms y la ONG Emergency, que presta el servicio médico en el barco, emitieron un comunicado en el que afirmaban que "en el Mediterráneo central la situación es insostenible" y que "cada vez es más urgente un mecanismo de búsqueda y rescate".

Como viene siendo habitual en los últimos rescates, las autoridades italianas autorizarán después el trasladó de los migrantes a uno de los barcos de pasajeros que se han puesto a disposición para que puedan pasar la cuarentena obligada por la emergencia sanitaria.