El Ejército israelí desplegó ayer unidades adicionales de las baterías antiaéreas Cúpula de Hierro en el norte del país, tras bombardear por la noche posiciones iraníes y sirias cerca de Damasco y otros puntos de Siria, pocas horas antes de la llegada del secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, a Jerusalén, al inicio de su gira de despedida. La emisora del Ejército informó ayer de que se habían desplegado unidades defensivas por la mañana "en anticipación de posibles represalias", aunque no detalló cuantas.

La tensión aumentó el pasado martes después de hallar los israelíes explosivos en la valla divisoria en los Altos del Golán sirios que tienen ocupados, lo que llevó a los bombardeos en Siria que, según fuentes oficiales de este país, causaron tres muertos, una cifra que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos eleva a diez.

"Esta noche, las Fuerzas de Defensa de Israel atacaron objetivos militares pertenecientes a la Fuerza Quds iraní y al Ejército sirio en respuesta a la colocación de explosivos en la frontera con Siria, dentro del territorio israelí", declaró el ministro de Defensa israelí, Beny Gantz.

El portavoz militar Jonathan Conricus detalló que se bombardearon ocho objetivos. Uno fue "una base militar, la sede de las fuerzas iraníes en Siria", localizada en el aeropuerto internacional; el segundo fue un "sitio militar secreto" en Damasco, utilizado como base para acoger a las delegaciones iraníes que viajan al país, y el tercero fue "la Séptima División de las fuerzas sirias", que sirve en los Altos del Golán y que el Ejército israelí considera que tiene una fuerte vinculación con las Fuerza Al Quds iraní.

Tras su llegada a Jerusalén, Pompeo defendió el nuevo Oriente Medio -que presentó como el legado de Donald Trump- en el que "Irán está aislado y pierde influencia", como considera que muestran los acuerdos de normalización entre Israel y países árabes, como Baréin. Pompeo llegó a Israel, su principal socio en la región, como parte de una gira regional, previsiblemente la última antes de que en enero el presidente electo, el demócrata Joe Biden, ocupe la Casa Blanca.