Cinco personas murieron, entre ellas un bebé de nueve meses, en un atropello masivo provocado ayer por un hombre de 51 años, alemán sin antecedentes penales y aparentemente con trastornos psiquiátricos, al irrumpir con su vehículo en una zona peatonal de Tréveris (oeste del país).

La Policía investiga el trasfondo del atropello, producido al lanzarse el conductor, bebido, a toda velocidad con su vehículo, un todoterreno de la marca Land Rover, a la zona peatonal, que recorrió haciendo de forma intencionada zig zag para atropellar transeúntes y puestos durante varios cientos de metros.

Cuatro minutos más tarde, cuando salió a una calle con circulación, fue interceptado por varios coches de policía y detenido pese a que presentó resistencia. Los fallecidos son un bebe de nueve meses (su madre resultó herida), una mujer de 25 años, un hombre de 45 y una mujer de 73. La quinta víctima murió horas después en el hospital a causa de las heridas. Además se contabilizó una quincena de heridos, entre los que hay varios de extrema gravedad.

La Fiscalía de Tréveris (Trier en alemán) explicó que el sospechoso es un hombre con nacionalidad alemana, que nació en Tréveris y que había residido habitualmente en los alrededores de la ciudad, aunque había pasado los últimos días “en su vehículo”.

El detenido, que estaba fuertemente alcoholizado al ser arrestado (1,4 mg / l muy por encima del límite legal de 0,25 mg / l), no tenía antecedentes, pero se está investigando que pudiese tener alguna “enfermedad psiquiátrica”, ya que recientemente se le habían hecho unas pruebas.

Se le investiga por cuatro presuntos delitos de asesinato y “muchos más” de intento de asesinato al entender que se trató de un acto “malintencionado” en el que se empleó el coche “como un arma”. Hoy está previsto que pase a disposición judicial y está por ver si queda en prisión preventiva o si se le interna en una institución psiquiátrica, indicó la Fiscalía de Trier.

El suceso provocó una cascada de reacciones políticas. El portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, dijo que los hechos de Tréveris son “estremecedores” y transmitió su apoyo, de parte de la canciller Merkel a los familiares de las víctimas y a los heridos.

Este incidente se produce en un contexto tenso en Alemania, donde la amenaza islamista se considera alta. En diciembre del 2016, un camión mató a 12 personas en Berlín. Fue el ataque yihadista más sangriento en el territorio alemán. Según cifras del Ministerio del Interior, desde 2019, las autoridades han abortado al menos 17 atentados de este tipo que estaban en preparación.

El estado de Renania-Palatinado, donde se encuentra Tréveris, es el único en toda Alemania que tiene la particularidad de hacer frontera con cuatro países: Luxemburgo, Bélgica, Francia y Suiza.