El presidente electo de Estado Unidos, Joe Biden, anunció ayer la propuesta de que el embajador William J. Burns sea el próximo director de la CIA, la agencia de inteligencia del país, según informó su oficina mediante un comunicado.

Burns es un veterano diplomático que acumula tres décadas de experiencia en el servicio exterior y que, entre otros cargos, ha sido embajador en Rusia (2005-2008) y adjunto al Secretario de Estado (2011-2014).

Biden asegura que Burns comparte con él la convicción de que los servicios de inteligencia deben ser “apolíticos” y que sus servidores han de ser vistos con “gratitud y respeto”, al tiempo que señala que los estadounidenses “dormirán más tranquilos” con él al frente de la CIA.

La propuesta del presidente electo se basa en la creencia de que William J. Burns es un profesional íntegro que aportará un modo de hacer y una independencia que la seguridad nacional de EEUU exige.

En esta línea, añade que “tanto si es un ciberataque procedente de Moscú, como los desafíos procedentes de China o la amenaza terrorista, él (Burns) tiene la experiencia y las habilidades para dirigir los esfuerzos en todo el mundo para garantizar que la CIA está bien posicionada para proteger al pueblo americano”.

Carrera

Burns se retiró del servicio exterior de EEUU en 2014, después de 33 años de carrera en los que también fue subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, embajador en Jordania y ayudante especial de secretarios de Estado como Warren Christopher y Madeleine Albright, entre otros cargos.

Además, Burns suma a su currículum su experiencia sobre el proceso de paz en Oriente Medio y el acuerdo nuclear con Irán durante la Administración de Barack Obama.

En caso de que sea confirmado como director de la CIA, Burns será el primer diplomático de carrera en ponerse al frente de la agencia de inteligencia estadounidense, según precisaron ayer fuentes de la oficina de transición.