La Unión Europea (UE) trabaja en proporcionar vías "legales y seguras" a los afganos en situación vulnerable a la vez que vela por la buena gestión de sus fronteras, informó este martes la Comisión Europea (CE).

"Trabajamos en un enfoque integral para abordar la actual crisis en Afganistán, que tendrá que incluir la necesidad de proporcionar vías seguras y legales para las personas vulnerables a la vez que se abordan los riesgos de la migración irregular y se garantiza la gestión de nuestras fronteras", indicó el portavoz comunitario Christian Wigand en la rueda de prensa diaria de la CE.

Agregó que estos elementos "tendrán que ser abordados a nivel político en los próximos días".

De hecho, los ministros comunitarios de Interior se reúnen por videoconferencia para abordar la crisis en la frontera de Lituania con Bielorrusia, una cita que aprovecharán para tratar también la cuestión de Afganistán.

Wigand dijo que la comisaria europea de Asuntos de Interior, Ylva Johansson, y el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, informarán a los titulares de Interior sobre los últimos acontecimientos desde el país asiático.

La CE ha dejado claro que su "primera prioridad" es la evacuación de los europeos en Afganistán, así como de las personas de otras nacionalidades que han trabajado allí con ellos en los últimos años.

Johansson también tiene previsto hablar con el alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

El portavoz jefe de la CE, Eric Mamer, señaló igualmente que la CE presidirá una reunión del grupo de trabajo sobre crisis migratorias que incluye a expertos de los Estados miembros, el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) y diversas agencias, a fin de tratar la situación en Afganistán y las consecuencias de la crisis, en particular en relación con los flujos de refugiados.

"La situación por el momento es extremadamente difícil. Lo tienen que tener en cuenta los países en sus decisiones", comentó Mamer, quien recordó que la CE ya puso sobre la mesa un nuevo pacto de migración y asilo que abarca la gestión de fronteras y la migración regular e irregular a la UE.

En su opinión, "lo que muestra esta crisis es la necesidad de que los Estados miembros progresen en las discusiones sobre este pacto de migración y asilo".

El portavoz de Exteriores, Peter Stano, afirmó por su parte que la prioridad de la UE es evacuar a sus ciudadanos y al personal que ha trabajado con ellos en Afganistán, y que por el momento no puede dar más detalles de las operaciones por razones de seguridad.

Borrell está en contacto con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el secretario de Estado de EEUU, Anthony Blinken, para hablar de las evacuaciones.

La OTAN culpa a los políticos afganos del colapso

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, culpó este martes a los dirigentes afganos de que el país sucumbiera a manos de los talibanes y de no haber sido capaces de lograr una solución pacífica. 

"Parte de las fuerzas afganas combatieron valientemente, pero no fueron capaces de mantener seguro el país porque, al final, los líderes políticos fracasaron en hacer frente a los talibanes y lograr la solución pacífica que los afganos querían desesperadamente", indicó Stoltenberg en una rueda de prensa. 

"Este fracaso de los líderes políticos afganos ha llevado a la tragedia que estamos presenciando", agregó. 

El político noruego, que se dijo "profundamente entristecido" por la situación en la que se encuentra Afganistán tras 20 años de presencia militar aliada allí para combatir al terrorismo internacional y tratar de formar a las fuerzas de seguridad afganas, aseguró que la Alianza se enfrentaba a un "serio dilema". 

"O irnos y correr el riesgo de ver que los talibanes recuperaban el control, o quedarnos y arriesgarnos a renovados ataques y a una misión de combate abierta", señaló. 

Stoltenberg recordó que "nunca fue nuestra intención permanecer en Afganistán para siempre", y que en los últimos años la OTAN pasó de tener en el país asiático más de 100.000 tropas a menos de 10.000 "y, ahora, cero". 

"Pero lo que hemos visto en las últimas semanas ha sido un colapso militar y político a una velocidad que no se había anticipado", resumió. 

Stoltenberg también explicó que la OTAN se centra ahora en garantizar la "salida segura" del personal de países aliados y socios, así como de "los afganos que nos han ayudado". 

Unos 800 trabajadores civiles de la Alianza permanecen en Afganistán para asegurar "funciones clave en un entorno de desafíos", como el control del tráfico aéreo, el repostaje y las comunicaciones, mientras que fuerzas militares en particular de Turquía, Estados Unidos y el Reino Unido juegan un "papel vital" para proporcionar seguridad al aeropuerto de Kabul.  

Según dijo, la OTAN también mantiene presencia diplomática que trabaja estrechamente con los aliados para coordinar y facilitar las evacuaciones, que espera que concluyan "lo antes posible". 

Stoltenberg pidió a los talibanes "tolerar y respetar la salida de quienes deseen marcharse", e instó a que aeropuertos y carreteras permanezcan abiertos. Asimismo, solicitó que haya una transferencia de poder a un "gobierno inclusivo, sin venganza ni castigos, que respete los derechos humanos de todos los afganos y no reinstaure el reino del terror".