Al menos 110 personas han muerto, entre ellas 13 militares norteamericanos, en el doble atentado perpetrado por Estado Islámico el jueves durante las evacuaciones en el aeropuerto de Kabul, según ha podido confirmar la corresponsalía de la cadena Al Yazira, citando fuentes propias.

Asimismo, el medio ha recibido informaciones de que los militares estadounidenses que están contribuyendo a las tareas de la evacuación, ya en sus últimos días antes de la retirada final el 31 de agosto, se están preparando ante la posibilidad de nuevos atentados en medio de las caóticas extracciones.

De momento, cientos de personas han vuelto un día más a aglutinarse en el aeropuerto de la capital de Afganistán, Kabul, en busca de una salida del país a pesar del pánico provocado por el doble atentado.

De acuerdo con el portal afgano Ariana, la puerta de Abbey Gate, epicentro de los atentados, permanece vacía de gente, que en cambio permanece concentrada en las inmediaciones de la instalación aeroportuaria, según las imágenes captadas por la cadena Tolo News.

5

Atentado en el aeropuerto de Kabul Reuters / EFE

Doble explosión

La doble explosión registrada este jueves junto al aeropuerto de Kabul y atribuida supuestamente a un terrorista suicida, se desarrolló en el marco de un "complejo ataque" según el Departamento de Defensa de Estados Unidos. Los militares españoles y los agentes de la Policía Nacional desplegados en la zona se encuentran a salvo.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, confirmó en Twitter dos explosiones, una en la Abbey Gate que da acceso al Aeropuerto Internacional Hamid Karzai y otra en el hotel Baron. El ataque registrado junto al aeródromo ha provocado "varias víctimas estadounidenses y civiles".

Por su parte, el embajador francés en Kabul, David Martinon, ha aconsejado a los "amigos afganos" que se encuentran en las proximidades de la entrada del aeropuerto que se alejen con urgencia y busquen cobijo ya que "es posible una segunda explosión", ha escrito en su Twitter.

Los talibanes advirtieron esta semana de que no facilitarían la llegada al aeródromo de ningún ciudadano afgano y también exhortaron a la población a abandonar la zona, aludiendo igualmente a razones de seguridad.

Los agentes españoles, a salvo

Los militares españoles desplegados en Afganistán se encuentran a salvo tras la explosión registrada en las inmediaciones del aeropuerto de Kabul, según han informado fuentes del Ministerio de Defensa. La deflagración no habría afectado a ningún miembro de las Fuerzas Armadas españolas desplegados en el país, según ha informado Defensa.

Los veinte agentes de la Policía Nacional desplegados en el aeropuerto de Kabul, en cuyas cercanías este jueves se ha producido una explosión que ha ocasionado varios muertos y heridos, se encuentran bien y en una zona segura.

Fuentes del Ministerio del Interior han indicados que los trece miembros del Grupo Especial de Operaciones, los geo, y los siete de la Unidad de Intervención Policial, los antidisturbios, se hallan en una zona segura del aeropuerto. Han añadido que se han extremado las medidas de seguridad y las de autoprotección.

La UE pide crear "vías seguras"

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, expresó este jueves su preocupación por el atentado y reiteró la petición de la Unión Europea (UE) de garantizar vías de acceso seguras hacia el aeródromo.

En un mensaje en la red social Twitter, el presidente de la institución que representa a los Estados miembros de la UE aseguró que están "siguiendo de cerca la situación" y trasladó sus condolencias a las víctimas y sus familiares. "Garantizar el pasaje seguro hacia el aeropuerto sigue siendo vital. Debemos asegurar que la inestabilidad actual no lleva a un resurgir del terrorismo", dijo Michel en la primera reacción de un dirigente comunitario tras el atentado.

Michel mantuvo a lo largo del día conversaciones telefónicas con los líderes de países vecinos de Afganistán, en concreto con el primer ministro paquistaní, Imran Kahn, el emir de Catar, Tamim bin Hamad, y el presidente de Tayikistán, Emomalii Rahmon. Con ellos abordó la necesidad que ve la UE de que se forme un Gobierno inclusivo en Afganistán, la cooperación para combatir el terrorismo y el tráfico de drogas, y las labores de evacuación.

Decenas de heridos llegan a los hospitales afganos tras las explosiones del aeropuerto Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

La amenaza del Estado Islámico

Con los talibán ya prácticamente al mando del país, la principal amenaza ahora deriva de Estado Islámico, que se hace llamar en Afganistán Estado Islámico Provincia de Jorasán. El nombre alude a una región histórica que a día de hoy se reparte entre Afganistán y Pakistán y su objetivo es compartido con otras organizaciones afines: imponer una estricto régimen bajo la 'sharia' o ley islámica.

El grupo, surgido en enero de 2015, se nutre de una amalgama de talibán afganos y paquistaníes. Sus doctrinas son incluso más duras con los talibán, a los que consideran herejes y a quienes recriminaron el acuerdo de paz sellado en febrero de 2020 con el entonces Gobierno de Estados Unidos, encabezado por el Donald Trump, punto de partida del repliegue extranjero.

En los últimos años, Estado Islámico Provincia de Jorasán ha sufrido varias derrotas militares y la detención de algunos de sus principales líderes, pero ha terminado creciendo al albor del caos en que se ha visto sumido Afganistán y ha seguido perpetrando atentados, también en Kabul. Entre sus objetivos figuran desde autoridades locales y fuerzas extranjeras.