Twitter cuenta con un 80% menos de su plantilla de empleados desde la llegada del nuevo consejero delegado Elon Musk, debido a su nueva política empresarial y a los despidos masivos producidos durante las primeras semanas al frente de la empresa. Los registros internos de la empresa afirman que la plantilla a tiempo completo de Twitter se ha reducido a unos 1.300 empleados en activo, entre los que se incluyen menos de 550 ingenieros. Asimismo, según ha informado la cadena CNBC, Musk habría autorizado el traslado de unos 130 empleados de otras empresas de su propiedad, como Tesla, SpaceX y The Boring Co., a Twitter.

Los registros internos de la empresa reflejan que alrededor de 1.400 exempleados de Twitter no trabajan ya en la empresa pero siguen cobrando. Muchos de ellos anunciaron su baja después de que el nuevo consejero delegado Elon Musk formalizara cientos de despidos más ofreciendo un ultimátum de realizar un trabajo "extremadamente duro" o abandonar la empresa.

Antes de la llegada del empresario, tras comprar la empresa de redes sociales en 2022 por 44.000 millones de dólares, Twitter contaba con 7.500 empleados. A principios de noviembre Musk inició una política de despidos masivos y que han provocado demandas por parte de los antiguos empleados.