El presidente francés, Emmanuel Macron, aseguró este domingo que no excluye enviar a Ucrania tanques Leclerc, aunque señaló que deben cumplirse tres condiciones, entre ellas que no haya una escalada en el conflicto.

"He pedido al ministro de Defensa que trabaje en esto, nada está excluido", aseguró Macron en la rueda de prensa conjunta con el canciller alemán, Olaf Scholz, al término de un Consejo de Ministros Franco-Alemán.

Macron señaló tres condiciones para que ese envío pueda finalmente tener lugar: que no suponga una escalada del conflicto, que haya soldados ucranianos listos para utilizarlos y que no afecte a las capacidades de la defensa francesa.

El dirigente francés indicó que el trabajo de coordinación para decidir qué se hace sobre las peticiones ucranianas a Occidente de carros de combate pesados continuará "en los próximos días y semanas" con los demás aliados, entre ellos Alemania.

En los últimos días, varias fuentes militares francesas han reconocido a medios locales que se desconoce cuántas unidades de AMX Leclerc podrían estar disponibles, ya que las aproximadamente 200 unidades que están almacenadas se utilizan como fuente de componentes y piezas de repuesto para los algo más de 200 que siguen en servicio en el Ejército galo.

En Francia se apunta también a que, si el Reino Unido envía su prometido escuadrón de 14 tanques Challenger 2 y otros países occidentales le siguen entregando a Ucrania carros de combate de distintos modelos, los ucranianos podrían tener un serio problema de formación de tripulaciones y técnicos de mantenimiento en cada uno, así como de gestión de la cadena logística de repuestos.

Macron recordó que Francia ha entregado ya un cuantioso material militar a Ucrania, como 18 ejemplares de del sistema de artillería pesada autopropulsada Caesar, munición, misiles antiaéreos o vehículos de combate de infantería.

Además, París ha anunciado que enviará a Ucrania tanques ligeros de reconocimiento AMX 10.