Un cuento poético, sencillo y profundizo con enseñanzas para grandes y pequeños.

La historia del Principito nos llega a través de las luces, las sombras y los colores proyectados en su asteroide, de la mano de un aviador muy especial perdido en el desierto.

Viajamos juntos por planetas imposibles ocupados por peculiares personajes que nos harán ver el bueno que tiene ser diferente, el valioso de la infancia y el bonito de elegir tu propio camino, aunque te equivoques.

Domesticaremos a un niño, se hará nuestro amigo, y dejará de ser un zorro cualquiera, para mostrarnos que el tiempo que dedicamos a los demás es lo que los vuelve especiales. Así cuando miremos las estrellas no podremos olvidar que "Lo esencial es invisible a los ojos".