Espectáculo de magia.

Un espectáculo que gira alrededor de una rueda de afilar de los años treinta, heredada por el Mago Tetilla de sus ancestros. El afilador, un oficio que tuvo su apogeo en los siglos XVIII y XIX (y prácticamente extinguido en el siglo XX) se desplazaba cientos o millares de kilómetros por unos meses, mismo años, con la única compaña de su rueda. Miles de historias y aventuras de otros tiempos llegan a la escena con la ayuda del ilusionismo. A los efectos de magia de este espectáculo se emplean elementos típicos de los afiladores como pueden ser cuchillos, tijeras, navajas y paraguas, en un show que puede representarse tanto en interior como en exterior.

Esta última versión va acompañada de un pasarrúas en el cual lo ilusionista hace juegos de magia de cerca a los viandantes. El espectáculo se adapta muy bien para ferias y eventos en exterior, ya que todo ve auto-contenido en la "tarazana" (nombre que recibe la rueda en barallete, dialecto de los afiladores) que porta el ilusionista.