Una actriz al final de su vida se enfrenta en el escenario a la angustia de la pérdida de la memoria en una representación de "La gaviota" de Chéjov en la que se difuminan los límites entre el teatro y la realidad.