Jean-Louis, un ingeniero católico de treinta años, descubre un día después de la misa que Françoise, una mujer rubia, está presente que algún día se casará con ella.