Proyección de la película de Federico Fellini.

El joven Encolpio acusa a Asclito de haber traicionado su amistad, quitándole al adolescente Giton. Encolpio va en busca de su rival, al que encuentra en las termas. Allí, Asclito confiesa que ha vendido el esclavo a un actor, lo que provoca una lucha violenta entre ambos. En una barraca de madera, que sirve como escenario, el actor presenta su espectáculo. Encolpio ve aparecer a Giton disfrazado de Cupido. Sube al escenario para llevárselo pero los otros actores se lo impiden. Entonces interviene un magistrado que impone la entrega del adolescente a Encolpio bajo la pena de destrozar el teatro.