La sandía clásica de toda la vida es lisa y el color verde de su piel es tan oscuro que puede confundirse con el negro. Sin embargo, en las fruterías también podemos encontrar distintas variedades de sandías rayadas.

Y la gran pregunta es: ¿son más dulces las sandías rayadas que las lisas? ¿O es al revés?

¿Influye el aspecto de la sandía en que su sabor sea más o menos dulce?

Lo cierto es que no existen informaciones fidedignas, ni tampoco estudios realizados por expertos, que confirmen que el aspecto exterior de una sandía influya directamente en que su carne sea más o menos dulce.

Por lo tanto, afirmar que las sandías rayadas son más dulces que las lisas, o viceversa, sería poco menos que un dogma de fe, ya que no existen pruebas que avalen ninguna de las dos teorías.

La campeona de la dulzura es una sandía rayada

Pero al margen de lo dicho, existe consenso, entre los consumidores habituales de este preciado fruto, en afirmar que las sandías de la variedad Deluxe F1 son especialmente dulces y sabrosas. Tampoco falta quien declara, sin asomo de duda, que esta clase de sandía es la más dulce del mercado.

¿Y qué es una sandía Deluxe F1? Esta fruta es una variedad de sandía rayada, con un color verde claro de fondo y vetas de un verde muy, muy oscuro. Su carne es rojísima y, además, presenta la ventaja adicional de que no tiene molestas pepitas, lo que facilita su degustación.

Lisa o rayada, escoge una sandía que esté bien madura

Pese a lo que se comenta acerca del dulzor de esa variedad de sandía rayada, no nos engañemos: lo que más influye para que una sandía presente un sabor dulce sea es que haya sido cosechada en el momento idóneo y que esté en su punto óptimo de maduración.

Conque si te gustan las frutas dulces, la sandía ideal para ti será aquella que sea ligeramente flexible al tacto y que recupere rápidamente su forma tras aplicar presión con los dedos, las dos señales que nos indican que no está ni inmadura ni a punto de pasar