“Me llamo Aleixo Paz, tengo 9 años y en septiembre de 2009 tuve un accidente yendo con mi padre con el camión. Me quemé todo el cuerpo y desde entonces estoy en la UCI”. Así comienza el documental El niño de fuego, que sigue los pasos de este joven años después y que se emite hoy en Movistar+.

Una carta que escribió cuando estaba en la UCI. Le habían operado 13 veces. A punto de cumplir 18 años, durante la grabación del documental, Aleixo (Girona, 2000) fantasea con la muerte. Pero explica que ha encontrado en el rap un aliciente para seguir adelante.

La vida de Aleixo se truncó aquella noche de 2009 cuando, de madrugada, sintió que su padre se despertaba para ir a trabajar. “Me metí en el camión sin que se diera cuenta, y no me vio hasta que ya llevábamos un rato de camino”, recuerda. Esa noche cargaba una cisterna con 20.000 litros de gasóleo y en la autopista chocó contra una furgoneta que estaba en al arcén.

Uno de los momentos más desgarradores del filme es cuando confiesa: “No quiero una vida para vivirla, quiero llegar al final, a la muerte”. Aleixo tiene ahora 20 años y no ha cambiado de pensamiento: “Vivir con dolor es horrible, es un dolor que me mata”.

Durante cinco años, el equipo siguió la vida de este niño y su familia para ver cómo era crecer con parte del cuerpo quemado.