Si a alguien se le ocurriese fabricar una precuela de La isla de las tentaciones, seguro que pensaría en cinco chicas solteras y cinco chicos solteros que se encierran en una villa de lujo en busca del amor, antes de recluirse en el famoso reality de Telecinco para darle la puntilla. Sus rivales de Atresmedia parecen haber comprado esta idea y se disponen a poner en marcha Love island, un retroceso en el tiempo televisivo que pretende mostrar cómo nacen las relaciones amorosas antes de viajar a una isla caribeña para certificar su defunción a golpe de infidelidad.

El nuevo reality se podrá ver por Neox a partir del 11 de abril en entregas diarias de domingo a jueves, rematadas los viernes con un especial. A lo largo de seis semanas, se emitirán alrededor de las 21.00 horas los programas, que durarán 60 minutos.

La cadena ha echado el resto encargando las labores de presentadora de Love island a la mediática Cristina Pedroche, que está encantada de volver al primer plano televisivo. “Afronto este nuevo programa con mucha ilusión y muchas ganas porque llevaba tiempo esperando un gran formato como este, que llega en el momento perfecto”, asegura contenta Pedroche antes de augurar que la isla del amor traerá “alegría, diversión y mucho amor”.

La presentadora avisa de que seguirá en su línea rompedora. “Sorprenderé todo lo que pueda porque ya se sabe que no soy una presentadora al uso. Yo soy transparente como mis vestidos y se me nota todo”, advierte la joven madrileña, que no será en este concurso “ni la Celestina ni la seria”. Lo que sí tiene claro es que Love island “viene a revolucionar la parrilla”. “Me muero de ganas de viajar a Canarias para hacer el programa: no es Pekín Express, pero bueno…”, concluye.