Movistar+ estrena esta noche (canal #0, 22.00 horas) la esperada Palomares, una serie documental que reconstruye por primera vez, en clave de thriller, lo ocurrido con las famosas bombas nucleares que cayeron en 1966 en la localidad almeriense. El suceso quedó inmortalizado para los restos con aquellas imágenes imborrables de Manuel Fraga bañándose en la playa para transmitir tranquilidad a los españoles.

17 de enero de 1966. Un avión estalla en el cielo de Almería dejando caer cuatro bombas termonucleares, 75 veces más destructivas que las de Hiroshima, en los alrededores del pequeño pueblo de Palomares. Washington activa todos sus protocolos ante un accidente nuclear. En El Pardo, Franco recibe estupefacto la noticia. Se pone en marcha un secretísimo dispositivo de búsqueda de las cuatro bombas atómicas. El ejército norteamericano, con la ayuda de la Guardia Civil y los vecinos, localiza un proyectil intacto, pero otros dos han esparcido su contenido radiactivo a lo largo y ancho de Palomares. De la cuarta bomba nuclear, ni rastro.

Comienza una tensa cuenta atrás para encontrar el artefacto que puede desencadenar la mayor explosión atómica de toda la historia. 55 años más tarde, los cuatro capítulos de la serie de Movistar+ reconstruyen por primera vez lo que ocurrió en aquellos 80 días de búsqueda gracias al material e información que tanto el gobierno norteamericano como el español mantenían como clasificado.

Los soldados estadounidenses solo se llevaron parte del plutonio. 55 años después Bruselas ha dado un ultimátum a España: tiene hasta finales de 2021 para informar sobre la contaminación nuclear real en Palomares a día de hoy.