Pese a ser uno de los actores españoles más taquilleros, el coruñés Mario Casas asegura que sigue sintiendo el miedo de que no lo vuelvan a llamar para hacer proyectos, un temor que le persigue incluso después de haberse coronado como ganador del premio Goya al mejor actor.

“Aunque parezca mentira, es así”, afirmó el actor coruñés con motivo de la presentación de El inocente, la nueva serie de Netflix de Oriol Paulo que protagoniza. “Lo tengo, por supuesto. Es el pan de cada día. Parece que no porque somos unos afortunados y nos va bien. Pero hay veces que uno desde fuera no sabe tampoco que te pegas muchos meses sin trabajar. Estamos en un momento difícil y hay mucho miedo siempre a que no te vuelvan a llamar”, señaló.

Unas semanas después de recibir el Goya al mejor actor protagonista por su papel en la película No matarás de David Victori, Mario Casas confiesa que está “muy agradecido” por el premio pero que al final “mi vida sigue igual” y “los actores lo único que queremos” es trabajar.

“Es muy bonito recibir un premio así, pero al día siguiente ya estás pensando en trabajos. Para nosotros los premios son trabajar y nuestros Goya o premios son ese trabajo. A uno le hace del todo feliz y completo que te ofrezcan cosas, que te ofrezcan proyectos. Nos pasa a todos los actores, que aunque tengas un Goya, uno siempre tiene miedo de que no te van a volver a llamar, estés en el lugar que estés, siempre tenemos ese miedo”, añadió el intérprete coruñés.