Hay vida después de la política. Y no solo en el mundo empresarial, sino también en los platós televisivos. Los talent shows llevan un tiempo buscando concursantes en las filas de los diferentes partidos, y parece que poco a poco van seduciendo al personal. La última en unirse a la lista de políticos captados por el show business ha sido Esperanza Aguirre, que competirá en el concurso de repostería para vips Celebrity bake off, que está preparando Amazon Prime Video.

Se trata de la adaptación española de todo un fenómeno televisivo en el Reino Unido, The Great British Bake Off, que lleva la friolera de 11 temporadas en antena (actualmente en Channel 4, aunque antes pasó por la BBC). En España, el concurso contará con una docena de rostros muy reconocidos que cada semana se disputarán el premio al mejor pastelero amateur del país. La exministra y expresidenta de la Comunidad de Madrid no es el único fichaje confirmado, ya que en el programa que presentarán la ferrolana Paula Vázquez y Brays Efe (Paquita Salas) también estará la youtuber Esty Quesada.

Pero antes de Aguirre, y no hace mucho, hemos tenido a otros políticos que se han atrevido a lanzarse a las movedizas arenas televisivas. Mask singer llegó a España avalado por su éxito en países como Corea del Sur, EEUU y Francia, y con el gancho de contar con un cásting poco trillado en los shows televisivos, como aristócratas y algún político. Se especuló mucho sobre si podría tratarse de Albert Rivera, aprovechando que Malú, la madre de su hija, era una de las investigadoras, pero al final resultó ser Toni Cantó el que se escondía debajo del disfraz del camaleón. La segunda temporada, que llega el martes, podría destapar la faceta musical desconocida de algún político más.