El presentador de Pasapalabra, Roberto Leal, cometió hace unos días un error durante la emisión del programa explicando las diferencias entre "entorno" y "en torno". Al parecer, según dijeron algunos espectadores, lo explicó bien pero puso un mal ejemplo.

Si hay una pregunta en los últimos meses es la de quién va a ser el sucesor de Fran Pasapalabra. Quién se va a llevar el bote del programa. Pues a pesar de que todo el mundo creía que iba a ser el violinista Pablo Díaz, ahora empiezan las dudas tras la llegada de Javier, un digno sucesor y rival. Lo reconocía hace días Óscar Díaz, exconcursante de Pasapalabra.

¿Que un concursante pase mucho "palabra" significa que está ante un rosco más difícil? ¿El programa "premia" a sus concursantes favoritos dándoles preguntas más fáciles? Orestes, uno de los jóvenes más conocidos del concurso más visto de la televisión en España respondió hace días en Twitter a estas y otras preguntas. Y lo hizo con contundencia.

Lo cierto es que sus roscos en algunas ocasiones llegan a ser de "infarto". Varias veces ha estado a punto Orestes de llevarse el premio gordo del programa. En muchas ocasiones lo perdía por un solo fallo. De hecho los roscos más comentados fueron los que durante meses le enfrentaron a Jero, su gran rival. Un trabajador de la Universida de Salamanca al que muchos cogieron también cariño. De hecho esos roscos de enfrentamiento siempre fueron los más vistos.

Y todo sin que le mueva ni un poco de su objetivo la gran cantidad de rumores de favoritismo lo que demuestra también que Orestes está hecho de una pasta especial que impide que todas esas críticas le acaben haciendo daño (que es muchas veces lo que buscan quienes atacan en redes sociales).

Precisamente en redes sociales ha sido donde estos días la audiencia ha dado un ultimátum a Pasapalabra: o gana Pablo Díaz o muchos aseguran que dejaran de ver el programa.

En otras ocasiones los que fallan no son los concursantes, sino que son los famosos a los que se invita durante la primera parte de este formato de las tardes de Mediaset. ¿Te has perdido la simpática confusión que tuvo hace meses por ejemplo Marta Torné? La famosa actriz visitó Pasapalabra y se equivocó en una palabra. Se lo tomó con humor pero despertó muchas risas en el plató de Telecinco.

Pasapalabra lleva años siendo uno de los concursos más vistos y valorados de la televisión. Ya cuando hace años se estrenó en la pequeña pantalla en nuestro país de la mano de Antena 3 el formato consiguió grandes datos de audiencia. Tanto que Telecinco se fijó en el concurso y lo compró y empezó a emitir después de Sálvame y antes de su informativo de noche. Sin embargo una demanda de la productora que tiene los derechos de emisión de este formato a nivel internacional hizo que la principal cadena de Mediaset tuviera que dejar de emitir Pasapalabra hace varios meses. El concurso salió a “concurso” nunca mejor dicho y fue Atresmedia la que se hizo con los derechos.

La jugada le salió bien a Antena 3 por dos razones: la primera porque gracias a este programa puede presumir de haber hecho récords de audiencia (de hecho en el mes de enero estuvo a punto de ganarle la batalla a Telecinco de audiencia después de casi dos años de reinado de Mediaset). Pero la importancia de Pasapalabra va más allá Y es que el concurso se emite apenas unos minutos antes del informativo de la noche. Y todas las cadenas quieren liderazgo de audiencia en esa franja para poder presumir de que sus informativos son los más vistos.