El próximo 19 de agosto aterriza en Netflix Alma, un thriller adolescente acerca de la búsqueda de la identidad que, según aseguran sus responsables, “usa lo fantástico para hablar de temas emocionales”. Creada por Sergio G. Sánchez (El secreto de Marrowbone), esta ficción se desliga de otras producciones de la plataforma con un reparto también juvenil como Élite o la sobrenatural Stranger things, con la esperanza de poder servir de “catarsis para algunas personas” y añadiendo grandes dosis de terror psicológico a la mezcla.

“La profundidad y el viaje emocional que hacen los personajes la hace diferente”, defiende en una entrevista concedida a Europa Press Mireia Oriol (Las del hockey), que encarna a la protagonista que da nombre a una serie que vuelve a poner en valor el nivel de la producción española. “Antes España buscaba referentes y ahora somos nosotros los que los creamos”, reflexiona.

En nueve episodios de cincuenta minutos cada uno, el nuevo thriller de Netflix sigue la historia de Alma, una adolescente sin recuerdos después de haber sobrevivido a un brutal accidente de autobús en el que mueren casi todos sus compañeros. De regreso a su hogar tras una tormentosa recuperación, la joven amnésica tendrá que recomponer las piezas del puzle de su pasado para redescubrir quién es y dar una explicación al incidente que cambió su vida mientras es víctima de un severo trauma que le provoca terrores nocturnos y visiones indescifrables.

“A la sociedad le gusta emocionarse con lo que ve, que te provoque cosas. Todos tenemos algo que ponemos en la televisión de fondo para evadirnos, pero esta serie no te deja hacer eso”, sostiene Javier Morgade (El nudo), que además añade que el terror y las emociones fuertes de Alma la hacen diferente de otros productos audiovisuales.