Durante mucho tiempo, las adaptaciones de videojuegos al cine y la televisión tuvieron la peor reputación del mundo. Pero la serie de (merecido) prestigio The last of us o la por muchos disfrutada Super Mario Bros.: La película han empezado a cambiar la idea de que un juego no es la mejor fuente de inspiración. “Cada vez estamos viendo adaptaciones de calidad más alta”, explica Todd Howard, productor ejecutivo del estudio de videojuegos Bethesda. “Eso tiene que ver con los creativos que ahora mandan en la industria audiovisual. Es gente que creció con los videojuegos y adora estas franquicias igual que las nacidas en los libros o los cómics”.

Nuestro entrevistado se refiere a gente como, por ejemplo, el guionista, productor y director Jonathan Nolan (creador de Westworld con su esposa Lisa Joy), quien ha confesado que si tardó un poco en finiquitar el guion de El caballero oscuro: La leyenda renace, fue por su enganche a Fallout 3, primera entrega de esta famosa serie de videojuegos de rol tácticos que desarrolló Howard. Fue unos diez años después de salir Fallout 3, allá por 2018, cuando Nolan y Howard empezaron a hablar sobre la posibilidad de trasladar el mundo posapocalíptico de esta saga a la televisión. “A la hora de diseñar la serie, debíamos olvidarnos de las aventuras publicadas y pensar en algo así como otro juego”, dice. “Era cuestión de avanzar en el tiempo, encontrar una parte del país que resultara única y contar una nueva historia”.

Fallout (Prime Video, desde hoy) nos permite explorar este universo cruel, violento e ingenioso a través de tres miradas distintas. Residente de uno de los búnkers de lujo donde una privilegiada parte de la humanidad se ha refugiado de la radiación tras un apocalipsis nuclear, Lucy (Ella Purnell) se enfrenta por primera vez a la tierra baldía, a sus misterios y peligros, después de que su padre Hank (Kyle MacLachlan) sea secuestrado y ella salga a su rescate.

“Nos movemos entre contrastes: ves el mundo a través de la ingenuidad de Lucy, pero también de la madurez desgastada del Ghoul [Walton Goggins], quien estuvo en el pasado, otro mundo clave aquí”. Y la tercera perspectiva principal corresponde a Maximus (Aaron Moten), miembro de la Hermandad del Acero, organización paramilitar tecnoreligiosa que, en principio, solo en principio, vela por la seguridad de la tierra baldía. “Es alguien que ha pasado por mucho y que está tomando decisiones difíciles mientras trata de conocerse a sí mismo”, dice Howard.