La jornada de ayer para la delegación española en los Juegos de Tokyo estuvo marcada por las eliminaciones en varias disciplinas. Lydia Valentín se despidió en halterofilia, mientras que la selección femenina de balonmano quedó eliminada en la fase de grupo tras caer ante Rusia y las parejas de voley playa también cerraron su participación.

La halterófila española Lydia Valentín finalizó décima en la categoría de 87 kilos en el torneo, donde apenas ha podido competir debido a un problema de cadera, y ha asegurado que buscará revancha dentro de tres años en París 2024. Ganadora de tres medallas en los últimos Juegos Olímpicos (oro en Londres, plata en Pekín y bronce en Río), Valentín soñaba con una cuarta medalla que le reafirmara en el olimpo del deporte español, ya que hasta ese botín solo han llegado David Cal (5), Joan Llaneras, Saúl Craviotto, Mireia Belmonte, Arantxa Sánchez-Vicario y Andrea Fuentes.

La selección española femenina de balonmano se quedó definitivamente fuera de los cuartos de final de los Juegos tras el triunfo de Hungría, que no falló y se hizo con el ultimo billete en juego para siguiente, al imponerse a Suecia (26-23).

Una victoria que acabó con las esperanzas del conjunto español, que cayó por 31-34 ante Rusia y que necesitaba que el equipo sueco, ya clasificado para los cuartos de final, lograse, al menos, empatar con Hungría en ese encuentro.

La pareja española de voley playa formada por Pablo Herrera y Adrián Gavira se ha despedido de los Juegos después de perder su partido de octavos de final ante los campeones del mundo y subcampeones de Europa, los rusos Oleg Stoyanovski y Viacheslav Krasilnikov (22-20, 21-17). De esta manera, el voley playa se queda sin representantes españoles en Tokio, después de que ayer también se despidiesen en octavos Liliana Fernández y Elsa Baquerizo.

La selección femenina de hockey hierba también se despidió de los Juegos tras caer en los penaltis en los cuartos ante Gran Bretaña, vigente campeona olímpica.