18 de septiembre de 2012
18.09.2012
40 Años
40 Años
EL TRASLUZ

Vacaciones de uno mismo

18.09.2012 | 02:00

He vuelto a mi vida", dice el personaje de una película que cogí a medias, en la tele. "He vuelto a mi vida", repite mientras abre la puerta de un apartamento en el que entra y por el que se pasea como el propietario de una finca recorrería sus límites para reconocerse en ellos. Vi la película con varias interrupciones telefónicas y dos o tres desconexiones mentales provocadas por problemas que tenía que resolver dentro de mi cabeza. Pero me atrajo la idea de un hombre que vuelve a su vida, tras haberse separado de ella, como el que regresa a su ciudad después de un viaje de placer o de negocios. Volver a la vida propia implica la creencia de que la vida es un lugar del que uno puede alejarse, incluso marcharse para siempre de él. "Se fue de su vida y nunca más regresó a ella". De este modo podría comenzar un relato, quizá un poema. Lo que dice la experiencia, sin embargo, es que todo el mundo vuelve a su vida, aunque aparentemente la haya abandonado. Edipo vuelve a su vida, que es tanto como decir a su destino, justo cuando se está alejando de él. Se trata de un caso clásico y de ficción, pero la vida real está lleno de ellos. La de aquel tipo, por ejemplo, en EEUU, que tras matar a su mujer y a sus hijos, cambió de identidad, de aspecto y de estado. Cuando fue detenido 20 años después por utilizar su viejo número de la seguridad social, resulta que se había casado con una mujer idéntica a la que había asesinado y que tenía dos hijos muy parecidos a los de su primer matrimonio. En la literatura hay muchos testimonios de este "volver" involuntario a la vida de uno, en el supuesto de que uno haya logrado irse.

Supongamos, en todo caso, que sí, que hay gente que lo logra y que se toma unas vacaciones de sí mismo antes de volver a casa. Esas vacaciones de uno mismo pueden consistir en cambiar de actividad, de matrimonio, de piso y hasta de carácter. Pero cuando uno vuelve a su actividad, a su matrimonio, a su piso y a su carácter, ¿dónde contabiliza la ausencia? ¿Acaso la ausencia no formó parte de la vida? No podemos volver a nuestra vida, ni tampoco marcharnos de ella porque la vida, como el infierno, no es un lugar, sino un estado. Un estado de cosas, diríamos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook