12 de junio de 2018
12.06.2018
La feliz gobernación

El ADN y la venganza de don mendo

12.06.2018 | 01:44
El ADN y la venganza de don mendo

Me sorprende la cantidad de años que llevan los paleontólogos rompiéndose la cabeza estudiando al hombre de Neandertal, que si usaba el fuego, que si fabricaba utensilios de piedra tallada o con huesos, que podría haber sido capaz de emitir algunos sonidos. Digo que me sorprende, porque con haber estudiado someramente las costumbres, lenguaje y pensamiento, actuaciones e inteligencia del expresidente Aznar, ya tendrían las conclusiones más que avanzadas.

Para colmo el biólogo sueco Svante Pääbo ha sido galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica de 2018 porque lleva el pobre hombre desde 1997 estudiando el ADN de los neandertales, llegando a demostrar que se habían cruzado con nuestros teóricos antepasados y que nosotros tenemos, creo, que un 2% de neandertales. A mi humilde entender ha sido una enorme pérdida de tiempo y recursos económicos destinados a la ciencia, creo que una simple analítica a Rafael Hernando y otra a su maestro con cara de guiñol hubiesen servido para llegar a las mismas conclusiones.

Supongo que habrán escuchado al ínclito expresidente en su regreso del pasado y habrán analizando su superficial discurso, el tono y el contenido que destilaba, confirmando la conclusión de que este señor es una suerte de Narciso que se llega a creer las historietas del Capitán América y que como buen superhéroe salvará a la chica del peligro, aunque esa protagonista, la derecha más o menos centrada, se haga cruces y lleve una ristra de ajos en el bolsillo, por si acaso. Y no voy a decir yo que el centroderecha esté entero y verdadero, ya que el calvario judicial no ha hecho más que empezar; pero este sujeto no parece tener predicamento ni avales creíbles en su biografía para amenazarnos con nuevas aventuras. De todas formas, todo podría ser, yo ya dimito de la razón desde el punto y hora que M. Rajoy ya está en los altares de los intocables al haber salido discretamente por el foro.

Me preguntaba, al ver su intervención, en qué estaría pensando Aznar al pergeñar su discurso, qué lectura, qué vieja película habría visto recientemente. Es evidente que no tengo pruebas empíricas como el biólogo sueco; pero estoy muy persuadido de que su inspiración venía de La venganza de Don Mendo, flor y nata de la astracanada firmada por Muñoz Seca, ambientada en la España feudal.

A fin de cuentas recuerden que las peripecias de Don Mendo no eran más que un ataque de cuernos, sus iras se desatan contra Magdalena, la supuesta amante que le engaña, y contra todos los supuestos traidores que habrían mancillado la honra y el buen nombre del protagonista. Así mismo no olviden que en la ficción casi muere hasta el apuntador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook