28 de septiembre de 2018
28.09.2018
La Opinión de A Coruña
Desde Los Cantones

El perdón y la perdularia

28.09.2018 | 02:16
El perdón y la perdularia

Camino de las elecciones municipales, a partir de ahora se acrecentará el desasosiego político, el Ayuntamiento entrará en turno de oficio y la sociedad, en imparable mudanza, circulará a su bola, advertida de la levedad de sus gobernantes. Nuestro alcalde se ha visto en la necesidad de pedir perdón públicamente por la indebida adjudicación de los "pisos sociales" y reconocer "que o procedemento non reuniu as garantías suficientes". En el asunto, están involucrados los concejales Xiao Varela (Rexeneración), organizador del concurso y Alberto Lema (Contratación), que autorizó la adjudicación a un afín de Marea Atlántica, según sancionó el Consello Consultivo. Como el asunto desgalga el aura de un proyecto "estrella", ejemplar para la organización gobernante, el alcalde ha de considerar prescindibles a estos ediles, tan notorios y visibles en la actividad municipal de La Coruña como su peso político en el elenco decisorio de En Marea. Todo, menos derivar responsabilidades en la perdularia, la Función Pública profesional. Quizás, de modo involuntario, quede un tanto rarefacta la imagen del alcalde, pero esto no debe influir en el ejercicio de su autoridad dentro del Gobierno local. Pasar página puede ser un grave error político si se insiste en descargar responsabilidades a nivel funcionarial. Hay que meditar las decisiones y, sobre todo, visualizar las consecuencias que tendrán para el ciudadano. Los antecedentes del Proyecto Cárcere y el Centro de Salud y Mercado de Santa Lucía, abandonado a su suerte, son ejemplos de la falta de moderación, en ese peculiar diálogo entre políticos, de amigo a enemigo, que esconde la realidad y demuestra sus carencias y escasez para las necesidades del vecindario. En el caso de los "pisos sociales", como operación inmobiliaria, el asunto no ha colado, es decir, le falló la esencia "el cemento", indigesto, como se ha visto al no fraguar.

Otrosí digo

Disponer de los servicios fundamentales como conservación, mantenimiento y el tráfico ordenado, es la mejor postal ciudadana y no exige recurrir a modelos foráneos. Son pilares de la higiene municipal que hacen más confortable la vida diaria de los vecinos. Esta disquisición será más ilustrativa si ustedes visitan la calle de Costa Rica y su continuación Magistrado Artime, en la zona del Ensanche.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook