Ala exministra García Tejerina le ha entrado la fiebre reconquistadora desde la antigua capital del reino; como buena castellana vieja se siente en la obligación de ratificar una vez más la expulsión de los moriscos perpetrada por el duque de Lerma, a partir de 1609. Se apunta a la vieja escuela de su colega Rafael Hernando tratando de imitar su lengua viperina; pero le sale malamente, solo le ha faltado decir que en los colegios andaluces los niños beben rebujito en los comedores escolares y de ahí su bajo rendimiento. También obvia decir que la inversión en Educación en Andalucía es del 24% y en Castilla y León del 21%. Aquí todo blas está sufriendo recortes desde hace años con los presupuestos de Rajoy aún vigentes.

La exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ya está colocada, es un decir, digo que ya tiene un puesto en el Consejo de Estado; esperemos que aconseje bien, porque su fama le precede. Hablando de colocaciones y recolocaciones, aún no se sabe si la también exministra de Sanidad Dolors Montserrat ha estado recientemente en Uruguay o en Canadá; pero parecer lo parece con esas ansias enciclopédicas para resumir los agravios en unos pocos minutos enrevesados logrando que no se le entienda nada, ni los más avezados observadores lo han conseguido. Ojalá persevere en la faena, que los humoristas han de vivir de algo en el posmarianismo.

Dejando a un lado, por imposible, a Pablo Casado que confunde su labor como jefe de la oposición con la del telepredicador americano al que solo le falta subirse al púlpito mediático y parafrasear a Les Luthiers cuando escenificaban aquello de Yo era un desgraciado, pero he visto la luz para intentar convencernos de la unidad de destino en lo universal o persuadirnos de que es el auténtico centinela de occidente; eso sí la perorata siempre conduce a la salvación de una España que corre el peligro de convertirse en un país sin potitos ni pañales, porque el estado que nos dejó el registrador de la propiedad huido no atendió sus necesidades básicas. Personalmente a mí me hace falta un crecepelo, a ver si don Pablo se da una vuelta a reconquistar América y nos trae unos frasquitos, aunque sea de los que usa Trump.

A propósito de Trump, ya está aclarado lo del periodista saudí; los señores feudales le han convencido de lo acontecido con Khashoggi, se sabe que entró en el Consulado de Estambul y se metió en una pelea. Todavía no hay la certeza de que su contrincante usase motosierra en lugar de guantes de boxeo.

Me quedan dos recados en el tintero, mi solidaridad con los recién hipotecados y sus impuestos; si no sabían quién mandaba aquí en el asunto este de gobernar sus euros ahorrados, ahora ya se han enterado, el parqué y no olviden que el torero-pistolero del 23-F sigue con mando en plaza de ganchete con la que no quiere ser francesa.