24 de enero de 2019
24.01.2019
La Opinión de A Coruña

Paisajes y figuras

24.01.2019 | 00:48
Paisajes y figuras

Hace poco vi dos imágenes del mismo paisaje, el Mer de Glace de Chamonix, separadas por algo más de siglo y medio. John Ruskin lo inmortalizó en un daguerrotipo impresionante en junio de 1854; en junio del año pasado Emma Stibbon localizó el punto desde donde Ruskin había fotografiado e hizo lo propio con un cianotipo. La comparación entre ambas obras ofrece el mismo resultado que si se compara un palacio de cristal con una carretera de grava. La misma Stibbon declara que probablemente a finales de siglo en los Alpes no quede nieve. Un panorama parecido se aprecia hoy en Alemania en uno de los tramos menos profundos del Rin, una de las principales vías económicas del país. Cada temporada desciende el caudal del río que nace en los Alpes, tanto que el año pasado ese tramo quedó inutilizado durante casi un mes. Ni los datos contundentes de los expertos ni los efectos que puede apreciar el humilde observador de a pie sirven para que surja una actuación global. Eso sí: por lo menos dispondremos de una estupenda galería de fotos comparativas, realizadas a intervalos cada vez más breves.

¿Soy la única que aún no se ha descargado la app de su banco? Empiezo a sentirme una paria social cada vez que voy -físicamente- a mi sucursal a hacer alguna gestión. Y eso que todavía no me atienden robots, sino seres humanos. Pero nada peor que un converso: noto que los empleados me miran mal; se empeñan en disuadirme de mi error y ponen cara de incrédulo desdén cuando les argumento que no quiero meterme el banco en casa. Y es que la opinión de un experto me mantiene firme. Hablo del exconsejero delegado del BBVA Ángel Cano, que tras estar en el cargo seis años y salir de la entidad con 42 millones de euros en el bolsillo, ahora es feliz, entre otras cosas, participando en una plataforma de crowdfunding e invirtiendo en start-up, sea ello lo que sea. Pues bien, este gurú que se declara dueño de su tiempo y afirma, lúcido, que "la vida para la banca es muy complicada hoy día" -novedad que quizá se nos había escapado a los que no somos del sector y zanganeamos en el país de Jauja-, da la clave para no cambiar de categoría el móvil. Sostiene Cano: "Hay que hablar de la transformación del modelo de negocio, no de la transformación digital con la que todo el mundo se llena la boca. Porque lo que está cambiando es el modelo de negocio". Traducido: que los bancos, más allá de gadgets, deben acelerar su adaptación al rampante "capitalismo de la vigilancia". Por ahora intentaré no hacerles el juego. A ver si, de paso, me encuentro algún milloncejo de euros que ande trasconejado por ahí.

Dos lemas de moda en la política patria: "Reivindica lo de siempre y adelante sin complejos", "Las ideas están por encima de las personas y las personas, por encima de las siglas". Por lo que pueda servir, ahí va mi humilde contribución: "Estudiemos la primera mitad del XX español y aprendamos de nuestros trágicos errores".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook