15 de mayo de 2019
15.05.2019
La Opinión de A Coruña
desde los cantones

El feminario coruñés por la Alcaldía

14.05.2019 | 21:59
El feminario coruñés por la Alcaldía

En vísperas del 26-M, fecha de las elecciones municipales, se observa una ciclogénesis de calculada dimensión política. Los programas partidarios no suelen ser leídos por los ciudadanos por su carencia de anclajes estimulantes: el ciudadano, repetimos, se fía más de la actuación personal y de la consideración in situ de sus protagonistas. Hasta la fecha, ninguno de los candidatos/as se ha referido a la Cultura y a la Educación y, mucho menos, a la Economía, ni tampoco al deterioro de algunas conductas sociales, ni de haberse orillado acontecimientos tradicionales de arraigo en la vida coruñesa. Tampoco, recordamos, que se haya reivindicado el cuarto ciclo de los estudios de Medicina para La Coruña, como sí lo ha hecho el alcalde de Vigo para su universidad. En el plano intrínsicamente municipal, nadie ha esbozado un plan para aliviar la manflería en las empresas municipales, virus del gasto público de prolongación insostenible. Cada día queda menos tiempo para formular articuladas propuestas y los candidatos limitan su protagonismo al recurso de afinar su propia imagen. ¿A quién votar? Imposible aventurarlo, dada la proliferación de opciones minoritarias exóticas, personalistas, o alternativas periféricas, deseosas mayormente de participar en el bebedero de los pactos. En estas elecciones destaca la presencia de un feminario notorio a la Alcaldía coruñesa: María Jesús Herrero (Vox), técnica de Administración electrónica; Inés Rey, (PSdeG), abogada; Beatriz Mato (PP), dos veces conselleira „Laboral y Medio Ambiente„, ingeniera industrial con experiencia empresarial y Mónica Martínez (Ciudadanos), filóloga, periodista, publicista y responsable de Comunicación del Teatro Colón. El BNG presenta al veterano político Francisco Jorquera. Llama la atención cómo el socialismo más cercano, arbotante hasta hace pocos días del gobierno de En Marea en La Coruña, copartícipe necesario en su gestión municipal, ha dado un llamativo viraje para constituirse en su más agudo crítico (de los mareantes) y, a su vez, exhibir un triunfalismo redentor. La política es algo más que la política en sí. Entre sus arcanos, no se encuentra el que se pueda protestar contra uno mismo. En el resto del tablero partidario, el BNG sigue en tierra de nadie y el PP, entregado a una nueva estrategia que le aleje del clima viral y cancele el rito de dar vueltas con la gaita al hombro por cualquier carballeira.

Otrosídigo

La paralización del proyectado Centro de Salud y Mercado de Santa Lucía es un mal ejemplo de la falta de entendimiento entre el Ayuntamiento y la Xunta. Los vecinos del populoso barrio de la Falperra, entre ellos arquitectos urbanistas orgullosos de su cultura profesional, elaboraron un proyecto armonizador que pretendía conciliar el contencioso. Nos informan de que la Xunta aceptó; del mundo municipal al parecer no hubo noticia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook