12 de agosto de 2019
12.08.2019

¡Prueba tu propia medicina!

12.08.2019 | 00:21

N ada agradecería más este articulista que se serenase por fin la situación política en España para poder seguir escribiendo día tras día de los asuntos de nuestro ancho y cada vez más agitado mundo, que temas no faltan.

Pero a veces no puede resistir uno la tentación de comentar, aunque sea desde Berlín, algo de lo que sucede en nuestro pequeño ruedo ibérico: por ejemplo, la reacción de la derecha al llamamiento público del Rey a que se haga todo lo posible por evitar nuevas elecciones.

Parecen palabras razonables esta vez las de Felipe VI, que coinciden con el sentir de mucha gente, y no ha tardado el PP en llevarla a las aguas de su particular molino proponiendo, por boca de su secretario general, que el líder socialista Pedro Sánchez deje paso a un candidato "de consenso" para facilitar la investidura.

¡Prueba tu misma medicina, Pedro Sánchez! parece decirle Teodoro García Egea a nuestro presidente en funciones, dispensándole el mismo trato que dispensó aquel al líder de Unidas-Podemos al explicarle que con él, Pablo Iglesias, no habría gobierno de coalición.

No seas tan egoísta, le dicen ahora a Sánchez, échate a un lado y deja que presente su candidatura otra persona, por ejemplo, la andaluza Susana Díaz, el extremeño Fernández Vara o cualquier barón socialista que no tenga complejos a la hora de embridar, si hace falta, a los rebeldes catalanes con un nuevo 155.

O incluso, le sugieren, casi en tono de broma, desde la dirección del PP, ¡sé todavía más generoso, absteniéndote y dejando que gobernemos nosotros en coalición esta vez con Ciudadanos, pues somos en este momento los únicos partidos nacionales constitucionalistas!

Pues no, habría que decirles a todos esos políticos tanto al PP como de Ciudadanos y, por supuesto, también del PSOE: los votantes eligen en las urnas a un partido con su líder al frente, y no se puede pedir caprichosamente que se le reemplace luego a este por otro que nos guste más.

¡Pónganse a trabajar, señores del PSOE, en un programa realmente de izquierdas, para el que necesitarán el concurso de Podemos, y dejen de implorar la abstención de la derecha para no tener que hacer concesiones a los de Iglesias, que eso, y no otra cosa, es lo que quieren los ciudadanos!

¡Aprendan también, amigos de Unidas-Podemos, que el cielo no solo no se conquista en un día ni acaso se llegue a conquistar nunca: traten de refrenar su juvenil impaciencia e imbúyanse también de eso que parece por desgracia tan difícil en nuestro país: empatía, capacidad de negociación y voluntad de compromiso!

Y ustedes de la derecha del PP: ¡Pidan de una vez perdón por toda la corrupción del pasado, que sigue contaminando el presente, y aprendan finalmente la virtud de humildad; dejen de creerse que España es un cortijo que solo les pertenece!

Finalmente, Ciudadanos, ¡paren de dar vueltas como una veleta y, si no es ya demasiado tarde, decidan qué quieren ser: si un partido liberal y de centro, o uno que solo sabe insultar y deslegitimar al adversario político y al que por su discurso nacionalista resulta a veces distinguir, en la cuestión territorial, de la extrema derecha!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook