22 de agosto de 2019
22.08.2019
La Opinión de A Coruña
Un minuto

Fidelidades

21.08.2019 | 20:33
Fidelidades

Es muy de agradecer la fidelidad del lector que te vuelca su parecer, positivo o negativo, sobre el último minuto escrito, y la de aquellos que te sugieren tema para otra semana. Uno se siente reconfortado porque tienes un enlace más con el mundo que te rodea, y asidero amable que te respalda ante tanta deslealtad. Algo parecido viví hace días en Covas, al lado de Viveiro (Lugo), en el chalé de Rosa y Carlos y su extensa familia. Cuando accedí encontré a una de las hijas ocupada con un perrazo, creo que lo estaba cepillando. En cuanto acabó el cuidado, el perro se vino hacia mí, allí yo era el nuevo y lo desconocido de aquel entorno, y nada más sentarnos en el porche ya estaba olisqueándome hasta que debió convencerse que yo era de fiar, como de la familia. Y antes de que Lucía intentase llevarse a Cota -que ese es el nombre del bicho-, el animal estaba tumbado junto al sillón del amo, y allí permaneció quieta y atenta a lo que su amo indicase. Me enteré que Cota tiene 2 años, que es una perra de raza Braco húngara, y que fue el regalo a Lucía cuando acabó arquitectura. Ya quisiera yo la fidelidad de aquella perra para todos los que tenemos que movernos en las tierras movedizas de la opinión pública.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook