No me preocupa mucho que estén faltando, pero sí que creo que son fármacos importantes e imprescindibles para las personas que los necesitan. Al fin y al cabo, si una persona con depresión no puede tomarlos, puede conducir al suicidio.