02 de marzo de 2020
02.03.2020
sol y sombra

Un gigante del siglo XX

01.03.2020 | 19:43

Ha muerto Jean Daniel, influyente periodista, fundador de Le Nouvel Observateur. Con él la palabra fluyó en busca de los coetáneos y con ellos construyó un edificio de la memoria que le sirvió, además, para escribir una autobiografía, Los míos, que se halla entre los más valiosos testimonios de la segunda mitad del siglo XX. Fue un inspirado retratista, autor de hermosas páginas, algunas deslumbrantes por ese ahorro del momento que es capaz de describir la vida entera.

En los suyos está todo: las dudas de Gide; la fraternidad solar de Camus; la admiración por Mendès France; la emoción de Milosz ante un texto de Simone Weil; la pasión por la verdad sublime que Jean-Jacques Servan-Schreiber despierta en la periodista Françoise Giroud; la competencia enciclopédica y el carisma de Raymond Aron, que con su muerte dejó a la izquierda de luto por haber perdido a su adversario más estimulante, y a la derecha inválida; la grandeur de De Gaulle y su longevidad elísea, o la seducción otoñal de Miterrand, "el hombre de las múltiples fidelidades". Y muchos más, Clavel, Jean Lacouture, Solzhenitsyn, Balthus, Foucault, Matisse, Churchill, Sartre, Barthes... o su compañero de adolescencia, Vicente Pérez, el hijo de Esperanza, la criada española, que encontró en el materialismo histórico el papel por encima de su condición social.

La espléndida juventud interior de Daniel rozó los cien años hasta extinguirse en París. Antes le había reprochado a Octavio Paz que se escabullera para ir a una discoteca cubana sin contar con él. "Cuanto más viejos nos hacemos más ganas tenemos de bailar", le dijo el poeta un tiempo después queriendo excusarse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook