24 de mayo de 2020
24.05.2020
La Opinión de A Coruña

Feijóo eligió la fecha recomendada por los expertos

24.05.2020 | 00:37
Feijóo eligió la fecha recomendada por los expertos

Desde hace algunos años, estamos asistiendo a una actividad política basada más en los intereses particulares de los partidos a corto plazo que en los intereses generales de la ciudadanía. Es una característica más de la "partitocracia" que se ha ido apoderando paulatinamente de los poderes del Estado, y gracias a la cual los partidos políticos actúan movidos antes que nada por sus intereses "gremiales" y profesionales, aunque ello implique orillar las demandas del pueblo soberano.

Pero si lo que antecede es cierto, también lo es que hay políticos y partidos que adoptan sus decisiones apoyándose, no en el puro interés personal del candidato o el particular de su partido, sino en razones objetivas sólidamente argumentadas. Por eso, pienso que no es un acierto descalificar globalmente a toda la clase política. En las líneas que siguen, y como ejemplo de un modo de proceder inspirado por razones generales, voy a referirme a la manera en que el presidente de la Xunta tomó la decisión de fijar el 12 de julio como fecha para la celebración de las suspendidas elecciones al Parlamento.

Como podrá comprobarse seguidamente, el presidente de la Xunta de Galicia utilizó 5 informes para decidir, dentro ya del comienzo de la "desescalada", cuál era la fecha más idónea para celebrar por fin las elecciones previstas inicialmente para el 5 de abril, pero que tuvieron que ser desconvocadas por la imposibilidad de celebrarlas a causa de la declaración del estado de alarma decretado por el Gobierno de la Nación.

De los 5 informes que manejó la presidencia de la Xunta para tomar su decisión, cuatro fueron de tipo médico-sanitario y uno jurídico. El primero es del jefe de Unidad de Enfermedades Infecciosas que, tras utilizar las predicciones del Imperial College de Londres -una de las universidades más prestigiosas del mundo en biomedicina- y valorar lo sucedido en otros países, como por ejemplo en Corea del Sur, concluye que en el próximo mes de julio podría haber un rebrote de amplitud no predecible, pero que, de haberlo, tendría lugar a partir de la tercera semana de dicho mes.

El segundo informe lo firma el presidente de la Sociedad Gallega de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias, que es también Miembro de la "Comisión de Xestión da Crise Sanitaria do COVID-19". En este informe se concluye que: 1º).- Es previsible que se mantenga una transmisión de bajo nivel de SARS-CoV-2 en los próximos meses; 2º).- Para evitar nuevos picos epidémicos es necesario mantener las medidas de distanciamiento social y control y seguimiento de casos y contactos. En este sentido hay que extremar las precauciones para controlar la evolución de casos tras movimientos poblacionales entre comunidades con diferentes tasas de ataque, teniendo en cuenta la evolución prevista de desplazamientos durante el periodo vacacional. Y 3º).- Algunos modelos prevén un nuevo pico en el otoño 2020 que dependerá del comportamiento estacional del virus y del mantenimiento de las medidas de control.

El tercer informe es de la Subdirección Xeral de Información sobre a Saúde e Epidemioloxía de la Dirección Xeral de Saúde Pública de la propia Xunta, que señala que las semanas que siguen al momento en que finalice el período de transición (última semana de junio, primeras semanas de julio) sería a priori el marco temporal más adecuado para poder celebrar las elecciones interrumpidas ya que de los próximos meses son las que presenta las menores posibilidades de un rebrote. En todo caso, la Dirección General recomienda que se adopten todas las medidas específicas ad hoc, tanto en los colegios electorales como en la propia campaña electoral, para garantizar la seguridad de todos los participantes en el proceso electoral.

El cuarto informe tiene por objeto la "previsión de la situación de los Servicios de Urgencias Hospitalarios (SUH) y Servicios de Emergencias Médicas (SEM -061-) en el futuro inmediato (junio y julio 2020). Pandemia por el virus SARS-CoV-2". En este informe se concluye que "siempre que se mantengan las condiciones epidemiológicas y sanitarias establecidas en el plan de desescalada no es esperable un aumento de la actividad en los SUH y 061 de Galicia durante los meses de junio y primera quincena de julio".

El quinto y último informe que utilizó la Presidencia tiene carácter jurídico, fue emitido por el letrado jefe de la Asesoría Xurídica de la propia Xunta, y en él se determina qué medidas deben tenerse en cuenta en el decreto de la nueva convocatoria de las elecciones interrumpidas. A tal efecto, se señala que la inflexibilidad de los plazos previstos para la ordenada celebración de las elecciones y la posibilidad incierta de que surjan rebrotes en pleno proceso electoral, pueden ocasionar nuevas medidas restrictivas de la libertad de circulación o del derecho de reunión, lo cual podría afectar a la propia celebración de las elecciones. Y finaliza diciendo que en todo caso las elecciones deben tener lugar en condiciones de seguridad y con los mínimos riesgos posibles para la salud.

La simple lectura de todo lo que antecede revela que, lejos de tratarse de una decisión improvisada o motivada por intereses personales o partidistas, la fijación del día 12 de julio como fecha para la celebración de las elecciones autonómicas está sólidamente fundamentada y se alinea, no con lo supuestamente más conveniente desde el punto de vista electoral para el PP, sino con las recomendaciones contenidas fundamentalmente en los Informes de las autoridades sanitarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook