Para proteger el riquísimo patrimonio material e inmaterial de Galicia es preciso conocerlo y, sobre todo, quererlo. La Galicia ideal del futuro tiene que preservar también su esencia, los valores singulares que conforman sus territorios y no pueden ser olvidados. En su afán de ser aldabón en defensa de este acervo cultural, LA OPINIÓN A CORUÑA lanza desde hoy Galicia, la Vía Láctea de la saudade, una serie de 26 reportajes sobre su apabullante geografía de la mano del autor y escritor Alfonso Armada, en un asombroso Camino por las entrañas de nuestra tierra con la colaboración del Sabadell Gallego. Empieza un viaje apasionante. Que lo disfruten con igual pasión que nosotros.

La serie Galicia, la Vía Láctea de la saudade no puede llegar en mejor momento. Por una doble circunstancia. Por la oportunidad que brinda el Xacobeo y porque el próximo año se cumplen también seis décadas del célebre viaje que el genial Álvaro Cunqueiro emprendió en un Seiscientos con el fotógrafo Magar desde Pedrafita do Cebreiro a Compostela y que plasmó después en crónicas antológicas. Armada recreará en las primeras etapas aquel itinerario literario de Cunqueiro, en una travesía que quiere ser irónica y emocionante, con espacio a la sorpresa y a la imaginación, evocando al realismo mágico del universal creador de Mondoñedo. Tras rendir tributo bajo el Pórtico de la Gloria al apóstol Santiago, que llegó en una balsa de piedra, el viaje proseguirá hacia Fisterra y continuará hacia el norte para recorrer toda Galicia por el fractal de su costa y todas las fronteras interiores y exteriores.

Durante los próximos seis meses, cada domingo en el suplemento El Domingo llegará un nuevo capítulo de la serie, que tendrá como colofón la publicación de un libro mucho más completo, compendio de todas las crónicas y enriquecido con más entregas. Involucrarse en las cosas que son importantes para el territorio al que se dirige y perseverar en el empeño de mostrar a generaciones de ciudadanos sus tesoros naturales y la grandeza del alma galaica son objetivos irrenunciables de un periódico como el nuestro, que desea servir a los lectores para, además de informarles, resultar útil a su sentido de comunidad.

Respondiendo a esa autoexigencia emprendemos ahora esta nueva promoción cultural, una inmersión por las entrañas de nuestra tierra, en un viaje al alma de un país de peregrinos. Contamos para este relevante proyecto periodístico con el respaldo del Sabadell en la apuesta común de poner en valor un atractivo tan excepcional. El lector se adentrará en el deleite de la naturaleza, la introspección del reencuentro personal, el placer de andar, el amor por el arte, el paisaje y el paisanaje, el afán por descubrir, el disfrute de la gastronomía, el encuentro con amigos… Porque queda mucho por conocer, al descubrimiento de este tesoro pretende contribuir esta iniciativa del decano poniendo el foco en un patrimonio tan inmenso e insospechado como ignorado para muchos. Una herencia que estamos obligados a cuidar y toda una inspiración para construir la nueva Galicia. Creamos en ello.