Las misteriosas calaveras de pixel art que inundan los rincones más recónditos de la ciudad desde hace un mes bajo el pseudónimo Xerión siguen apareciendo en los lugares más insospechados. En los últimos tiempos, incluso se atreven a variar su soporte. A la tradicional tesela azul y blanca con la que los primeros ejemplares sorprendieron a los coruñeses le sucedió, recientemente, el diseño en madera que se mimetizaba con los bloques de la última exposición instalada en los Cantones. La última de estas creaciones se deja ver sobre el calendario floral de los jardines de Méndez Núñez: donde habitualmente está el número que señala el día, este domingo apareció un Xerión vegetal.