Kiosco

La Opinión de A Coruña

Barco hundido. Y ya

Si se confirma que el Moskva ha sido hundido por un misil ucraniano de diseño soviético sería un hecho providencial. No el hundimiento en sí, que aún puede ser catastrófico para el curso de la guerra y un horizonte de armisticio, sino para que la cosa no pase a mayores. La guerra Hispano-Yanqui de 1898 comenzó con el hundimiento del Maine, la Gran Guerra pasó a otra dimensión tras el hundimiento del Lusitania, y hay otros casos semejantes en que un barco se convierte en el símbolo de una nación. De haberse tratado de un misil de fabricación occidental la guerra habría pasado a un estadio distinto. Llegados aquí, medidas lo bastante las fuerzas (aunque pendiente todavía la batalla del Donbás), cualquier cosa que eche más leña al fuego nos acercaría a una guerra mundial cuya evitación debe ser el primer pensamiento de cualquier persona. No es ya pacifismo, sino sentido común.

Compartir el artículo

stats