Kiosco

La Opinión de A Coruña

Tino Pertierra.

Solo será un minuto

Tino Pertierra

Esa luz del ahora o nunca

Hugo: “Remato el tiempo en una hamburguesería de un centro comercial. Quizá debería buscar un escenario más solemne para tomar decisiones esenciales. Quizá: palabra que últimamente congenia bien conmigo. Tal vez he aprendido a perderle el miedo y ella ha aprendido a respetarme. El caso es que estoy escondido en una esquina del local con una hamburguesa medio quemada esperándome y un refresco de cola aguado que ya ha perdido casi todas sus burbujas. No encontré menú más olvidable. Quizá lo acompañe con un té insípido. Quizá. El panorama es desalentador. La espalda tiene clavos ardiendo por arriba y por abajo. La muela sin juicio se esfuerza por lanzar pinchazos certeros y tengo un brazo medio dormido. La cabeza ya sabes: un campo de minas. El resto de males es ya tan familiar que no vale la pena hacer inventario. Hace dos días que no hago caso a las noticias, así que los desastres del mundo no me afectan. Abandoné todos los grupos de WhatsApp y bloqueé los números de los pesados de rosca. Sobre todo de quien solo te llama cuando necesita algo. El insomnio es casi una ventaja porque así evito las pesadillas. Cogí la costumbre de soñar atrocidades, la última un paseo entre ruinas habitadas por los fantasmas de lo que fui y de lo que quería ser. Horrible. Así que no conciliar el sueño me protege contra mí mismo. Por eso vine aquí y por eso estoy aquí. Ahora o nunca. O tocas fondo para coger impulso o te dejas hundir hasta llegar al fondo y esperar el fin. Quizá la respuesta esté en el vaso de cartón. La luz de una lámpara se ahoga en la bebida negra y tiembla como si tuviera miedo. O quizás intenta mantenerse a flote en la oscuridad. No te rindas, canta alguien encerrado en un altavoz. ¿Una señal? De acuerdo, acepto, y me bebo esa luz”.

Compartir el artículo

stats