Kiosco

La Opinión de A Coruña

Pedro de Silva.

Dos aciertos y un error

La publicidad sobre el patrimonio del rey Felipe VI y el modo en que se ha ido formando en el tiempo no solo es atinada por razones de transparencia del primer servidor público del Estado (primer acierto), sino oportuna para levantar un cordón sanitario ante cualquier contaminación de la fortuna de su predecesor (segundo acierto). Es un error, en cambio, otro cordón sanitario, el que excluye expresamente de esa información a grupos políticos separatistas que rechazan la Constitución. En nuestro país hay una mayoría que apoya la Constitución y una minoría que la rechaza, parte de la cual incluso cuestiona la unidad de España, pero ese es su punto de vista —tan respetable como el contrario— mientras que desde el punto de vista de la Corona unos y otros deben ser españoles con todos los derechos, además de contribuyentes que con sus impuestos ayudan a financiar el Estado, Corona incluida.

Compartir el artículo

stats