Kiosco

La Opinión de A Coruña

El futuro de internet

Internet y su futuro han sido protagonistas en las últimas semanas. Destacan dos informaciones. Por un lado, la Unión Europea y Estados Unidos, junto con otros 32 países, han firmado una declaración para definir la visión y los principios para mantener segura la red de redes. Por otro lado, el expresidente estadounidense Barack Obama impartió una conferencia en la Universidad de Stanford explicando las amenazas a las que se enfrentan las democracias en la era digital. Ambas nos ofrecen dos miradas interesantes que requieren ser analizadas y comentadas. Quizás con este análisis podremos vislumbrar qué nos depararán los próximos años.

Una declaración política

La Unión Europea y Estados Unidos han acordado los términos en los que internet debería mantenerse en el futuro próximo. A su propósito se han unido una treintena de países, entre los que se encuentran Australia, Canadá, Japón y el Reino Unido. Se trata de un posicionamiento común para hacer frente a los diferentes desafíos a los que nos enfrentamos en la era digital.

El primer objetivo es reforzar el principio de red abierta y neutral para contrarrestar los efectos de una internet fragmentada (lo que se conoce como splinternet). De esta forma se hace referencia a la situación en la que se vive en aquellos estados, como en los casos de Rusia y China, donde el acceso a la red está bajo las estrictas directrices de los gobiernos. Como indicaba la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, esta declaración debe ser el instrumento para asegurar que “los valores que mantenemos offline también estén protegidos online, para hacer de internet un sitio seguro, un lugar y espacio de confianza para todos, y para asegurar que internet está al servicio de nuestra libertad individual. Porque el futuro de internet lo es también de la democracia, de la humanidad”. Toda una declaración de intenciones.

Precisamente, este documento deberá ser tomado como punto de referencia por los responsables de las políticas públicas, así como por los ciudadanos, las empresas y las organizaciones de la sociedad civil de los países firmantes. Pero su naturaleza es únicamente política, de ahí parte su debilidad. No basta con el voluntarismo para poder promover la conectividad, la democracia, la paz, el imperio de la ley y el desarrollo sostenible en el mundo digital. Debería concretarse en acciones y programas. Veremos realmente su compromiso cuando se pasen de las palabras a las acciones. Habrá que confiar.

El discurso de Obama

En la misma línea de preocupación por nuestras democracias se sitúa la conferencia que Barack Obama impartió en Stanford a finales del mes de abril. Su discurso planteó los retos a los que se enfrentan las sociedades democráticas en la era digital. Explicó cómo la tecnología está transformando nuestra manera de vivir, así como impacta en las reglas políticas y económicas.

Obama advirtió sobre los peligros del fenómeno de la desinformación, así como detalló los caminos para garantizar la supervivencia de las democracias en el mundo digital. Afirmó que la regulación tiene que ser parte de la respuesta a la lucha contra las informaciones y noticias falsas en las redes digitales. Además, dijo que las acciones tienen que ser globales y conjuntas; en línea con la declaración presentada unos días antes entre EEUU y la Unión Europea.

El expresidente también dejó claro que no creía que la tecnología tuviera la culpa de muchos de nuestros males sociales. El racismo, el sexismo y la misoginia son anteriores a internet, pero la tecnología ha ayudado a amplificarlos. “Resolver el problema de la desinformación no curará todo lo que aflige a nuestras democracias o desgarra la estructura de nuestro mundo, pero puede ayudar a aplacar las divisiones y permitirnos reconstruir la confianza y la solidaridad necesarias para fortalecer nuestra democracia”, dijo Obama.

El diagnóstico lo conocemos, los instrumentos también están claros. Ahora lo que falta es la valentía de dirigentes y ciudadanos para pasar a la acción para proteger los valores y principios democráticos en la red de redes, así como en el futuro que traerá consigo el metaverso.

Compartir el artículo

stats